Publicidad

Dos de sus figuras más emblemáticas y el mejor en el ranking se quedan fuera de los Juegos Olímpicos.

Se viven días clave en el mundo del triatlón olímpico y en la madrugada del jueves 6 de junio la USAT ha sido una de las últimas en deshojar la margarita olímpica. Con Morgan Pearson y Taylor Knibb automáticamente clasificados tras su victoria y segundo lugar en las Series Mundiales de Yokohama, tres eran las plazas que quedaban por repartir.

RIDER DA LA CAMPANADA


Ha sido en el apartado masculino donde ha saltado la mayor de las sorpresas. Seth Rider ha sido el elegido por encima de un Matthew McElroy que era el mejor posicionado en el ranking olímpico y cuya trayectoria superaba a los registros de su compañero. De hecho, la decimotercera posición en Yokohama, la decimonovena en Cagliari y el noveno en la Copa del Mundo de Hong Kong versus la vigésimo sexta, la vigésima y la vigésimo cuarta de Ryder en esas mismas pruebas hacía presagiar un desenlace diferente al que ha tenido lugar. Además, el relevo tampoco parecía decantar la balanza hacia una de las partes. Tanto Ryder como McElroy han participado activamente en ellos. De hecho, ambos formaron la dupla masculina en el Campeonato del Mundo de Hamburgo en el que finalizaron cuartos.

Publicidad

Una vez más, se demuestra que los rankings no lo son todo y que la dirección deportiva pondera otros elementos.

EL FACTOR PEARSON

Sin duda, el inesperado triunfo de Morgan Pearson en la ciudad nipona condiciona esta elección. Un Pearson que ha sabido dar el nivel exigido en el momento más oportuno siendo el más listo de la clase. No solo ha sido el único en cumplir con los criterios de selección, sino que retrospectivamente, en el Test Event acabó sexto – siendo el mejor estadounidense. Además, goza de la experiencia de la que los otros dos carecen y ya sabe lo que es colgarse una medalla en los Juegos Olímpicos tras ser uno de los relevistas que llevaron a Estados Unidos al subcampeonato en Tokio.

ADIÓS A SUS MEDALLISTAS FEMENINAS


Una medalla de plata que también tienen en su poder Taylor Knibb Y Katie Zaferes. La cara y la cruz para París. Mientras que la primera va a hacer historia al competir tanto en triatlón como en la contrarreloj individual de ciclismo, la segunda será una de las reservas del equipo estadounidense junto a la otrora campeona olímpica Gwen Jorgensen. Con su ausencia, Estados Unidos se despide de sus últimas dos medallistas individuales.

Taylor Spivey y Kirsten Kasper cubrirán su lugar. A Spivey (33 años) se le abren las puertas de unos Juegos Olímpicos que se le cerraron en Tokio a pesar de ser en aquel momento la tercera en el ranking mundial y la cuarta en el ranking olímpico. Ahora, lo hará como la mejor clasificada de su país. A su lado, una Kasper que cierra el TOP3 estadounidense y que también debutará en París. Un reconocimiento que llega después de unos últimos meses donde ha sido podio en Hong Kong y brilló en Yokohama con un TOP5.

ACEPTACIÓN Y BUENOS DESEOS


Como cabía esperar, McElroy, Jorgensen, Zaferes y Rappapport no han tardado en reaccionar en sus redes sociales. Unas respuestas en las que han mostrado un talante muy diferente al que apenas unas horas antes enseñó Vincent Luis.

Un conciso “never give up” (nunca te rindas) ha sido la respuesta de McElroy. En el caso de las mujeres, Rappapport ha contestado con “No puedo esperar para animar a usatriathlon en París. ¡Qué equipo estelar!” En esa misma tónica se ha alineado JorgensenFelicidades al equipo olímpico de triatlón de los EEUU. ¡Os estaré animando!”.  Más dura ha sido consigo misma Zaferes, que dentro de una profunda reflexión en la que se preguntaba a si misma si había hecho lo suficiente, se auto respondía con un contundente “La dura verdad es que no”. Una fustigación personal en un duro momento que no la ha hecho perder su compañerismo para con sus colegas a los que les ha dedicado las siguientes palabras. “Estoy orgullosa del equipo que nos representará. Os estaré apoyando desde el banquillo”.

Una situación como reserva a la que aludía Jorgensen “La USAT nos ha seleccionado a Zaferes y a mi como suplentes. No estoy segura cómo puedes tener dos. Aparentemente, no tenemos un orden definido y la realidad es que espero que la USAT no tenga que echar mano de ninguna de nosotras. El Team USA dará lo mejor de si mismo y estoy deseando animaros”.

Publicidad