Publicidad

Las rivalidades deportivas atraen el interés de los espectadores porque añaden conflicto y pasión. Cuando los competidores tienen un incentivo emocional para derrotar al otro, los aficionados se dejan llevar por la emoción. Y cuando las emociones de los dos bandos se desbordan en el campo de juego, se consigue un buen espectáculo y una alta audiencia. Hoy descubriremos el pasado y el futuro de la rivalidad en nuestro deporte.

La rareza de las rivalidades en el triatlón

A pesar de que las rivalidades son efectivas para generar interés en nuestro deporte, el triatlón no ha visto tantas rivalidades significativas como otros deportes. Una posible razón puede tener que ver con los entornos de entrenamiento y carrera. La mayoría de los triatletas tienden a entrenar solos o en pequeños grupos.

Una segunda razón para la falta de rivalidades en el triatlón, especialmente en el de larga distancia, puede ser la poca frecuencia de oportunidades que tienen los competidores para enfrentarse entre sí. Si comparamos otros deportes con el tiroteo anual en Kona, y quizás con una o dos carreras de media distancia, veremos que los triatletas de larga distancia no pueden enfrentarse con la suficiente frecuencia como para alimentar una auténtica rivalidad.

Publicidad

Rivalidades del triatlón pasado

Lo que al triatlón le ha faltado en número de rivalidades lo ha compensado en intensidad. Nada dice más de la rivalidad que la guerra, y la “Guerra de Hierro” o “The Ironwar” en el Campeonato Mundial de Ironman de 1989 fue una batalla de las de antes, ya que Mark Allen finalmente venció al hombre cuyo nombre se había convertido en sinónimo de Ironman: Dave Scott. También durante esta época, existió una rivalidad igualmente intensa entre Paula-Newby Fraser y Erin Baker. Tal vez la mayor rivalidad en este deporte fue la disputa durante años en Xterra entre la canadiense Melanie McQuaid y la estadounidense Jamie Whitmore. Se enfrentaron con frecuencia a principios de la década de 2000, diezmando al resto de las competidoras y dominando lo más alto del podio.

Hace poco más de una década, el bicampeón mundial de Ironman Chris McCormack utilizaba la rivalidad y las tácticas psicológicas en su beneficio. Macca se dedicaba a irritar a sus competidores, especialmente a los que se interponían en su camino hacia la victoria. Al principio, se dirigió al campeón alemán, Norman Stadler, con burlas y palabras de mal gusto. Cuando Craig Alexander se convirtió en el rey de Kona, McCormack se fijó en él, conspirando con otros para pedalear más fuerte con la esperanza de destrozar las piernas de Alexander.

Rivalidades de hoy en día

Con la cima del podio en Kona ocupada por Jan Frodeno o Patrick Lange en los últimos años, parece que hay más competencia por el segundo o tercer puesto. Dos de los combatientes más populares son el canadiense Lionel Sanders y el alemán Sebastian Kienle. Aunque ambos se han derrotado mutuamente en la competición, y han tenido palabras sobre el otro en los medios de comunicación, Kienle afirma que su relación es más un caso de respeto mutuo, que una rivalidad tradicional. El alemán, sin embargo, sí admite tener rivalidades con otros atletas, afirmando que hay veces que desea vencer a un atleta en concreto casi tanto como ganar la carrera.

Rivalidades del futuro

La reciente carrera del Campeonato del Mundo de la PTO ha sido un anticipo de las futuras rivalidades que podremos ver. La rivalidad puede no ser entre atletas específicos, sino entre dos tipos de triatletas: los velocistas de carrera corta y los purasangres de carrera larga. La charla y el bombo de los medios de comunicación sobre el triatlón antes del Campeonato PTO 2020 en Daytona generó interés en el deporte y, después de que la canadiense Paula Findlay y el noruego Gustav Iden ganaran, solo proporcionó más combustible para las enemistades del futuro.

Otra posibilidad de rivalidades puede venir de la mano de la Copa Collins de la PTO, un evento que enfrentará a atletas de Estados Unidos, Europa y el resto del mundo (internacionales). ¿Podría la Copa Collins ser un escaparate eficaz para promover el deporte? Si las carreras vuelven a la normalidad en 2021, lo sabremos en agosto.

¿Qué te aporta a ti?

Por muy valiosas que sean las rivalidades para crear más interés en el deporte por parte de los espectadores, quizás sean aún más valiosas para el triatleta de grupos de edad. Si alguna vez has tenido un competidor cercano a ti en tu grupo de edad, sabes lo motivadoras que pueden ser. Lejos de ser una relación negativa y adversa, estos enfrentamientos son beneficiosos si se controlan entre ambos. Pueden motivarte a entrenar más eficazmente, a descansar más, a comer mejor o a esforzarte hasta nuevas profundidades de dolor mientras luchas hasta la línea de meta.

 

Publicidad