Publicidad

El de CANYON tiene claro que hasta que no pueda correr no va a poder competir en condiciones en Hawaii, y ya sabe como arreglarlo

Jan Frodeno era el favorito absoluto para la victoria y, por lo tanto, muchos fans del triatlón y del mismo Frodissimo, acudieron al Challenge Roth para ver al mejor del planta en acción. Pero luego de tres kilómetros a pie, Frodeno ya estaba out y con malas vibras para los que miraban el streaming.

La lesión en el tendón de Aquiles que sufre Frodeno desde hace unos meses empezó a molestarle de nuevo. Para evitar cualquier riesgo, decidió que era mejor renunciar a una de las pruebas más rápidas que quizás haya corrido. Entre lágrimas, Frodeno terminaba abrazado a su equipo. Después de una visita a su cirujano, ahora comparte un reporte de daños.

“Ayer fue un día loco en Challenge Roth”, recuerda. “Fue increíble ver a tanta gente ahí fuera. El ambiente era absolutamente abrumador. Resulta que tenía muy buenos brazos nadando y piernas para pedalear; la natación y la bici obviamente fueron muy bien. Retirarse corriendo en ese estado lo hizo todo aún más duro”.

Publicidad

“Se esperaba, pero aún así fue uno de esos momentos en los que la realidad realmente te golpea… Tienes un buen día y estás listo para plantarle cara a Ditlev, que estuvo brutal, y llevas a Lange por detrás. Fue todo muy especial, pero a largo plazo -por ir a Kona, Hawái- decidimos que este es el mejor plan”.

Mes y medio para ‘reventar’ el cuerpo

“Esta mañana fui a ver a mi cirujano. Me tiré casi 1000 kilómetros conduciendo, pero el tendón está bien. Está en buen estado. No está listo para un maratón o cualquier tipo de estrés similar, pero hicimos un plan sobre cómo podemos ponernos en forma en las próximas 3, 4 o 5 semanas. Desde ahí, la idea es estar al 100% y poder sumar carga de maner normal (lo que supone más de 100km a pie en una semana). Un mes y medio para meter Kona entre ceja y ceja.

“Gracias a todos los que estuvieron en la carrera y los centenares de mensajes de apoyo que recibí. Estoy bien. Hacia adelante y hacia arriba”, concluye Frodeno.

 

Publicidad