Publicidad

El pasado sábado se celebró el Tauranga Half, donde se probó por primera vez en competición el Race Ranger.

Rebecca Clarke y Braden Currie fueron los ganadores de la última edición del Tauranga Half, una prueba mítica del calendario neozelandés, donde se reunieron un puñado de superestrellas del triatlón internacional para comenzar la temporada, ganar algunos puntos PTO, y ser los primeros conejillos de indias del Race Ranger.

Después de varios años de cocción, el sistema que viene dispuesto a acabar en todo lo posible con el drafting, por primera vez fue instalado en las bicicletas de los profesionales durante el Tauranga Half, aunque a modo de prueba. No se aplicó ninguna sanción a través de este sistema, simplemente se usó para acabar de pulir los últimos detallas y ver si funciona de verdad.

«Durante el evento, no observamos nada que se comportara incorrectamente, pero recibimos un par de comentarios por parte de atletas que ahora vamos a analizar después de unos días de descanso. Un problema que probamos hace mucho tiempo fue el caso en el que un grupo iba en una dirección a lo largo de la carretera y otro grupo iba en la dirección opuesta, y sus dispositivos parecían interferir entre sí momentáneamente. El error se corregía rápidamente, pero los dispositivos deberían ignorar por completo a los ciclistas que no se dirigen en la misma dirección» han explicado los fundadores en la revista Triathlete.

Publicidad

A pesar de este pequeño problema, todos los participantes acabaron muy contentos con el sistema: «Después de la carrera, tuvimos muchos comentarios abrumadoramente positivos. Los comentarios de los atletas se centraron diciendo que la zona de drafting de 10m -normativa en Nueva Zelanda- es mucho más más pequeña de lo que pensaban, especialmente cuando van a gran velocidad. También comentaron lo fácil que era seguirlo y usarlo, eliminando las conjeturas sobre las distancias. Finalmente, los profesionales notaron un efecto secundario de observar el ritmo de otros profesionales: aprender a leer las luces y saber cuándo alguien está abriendo un hueco, haciendo un adelantamiento e incluso si alguien está siendo legal o no. Les gustaba esa tranquilidad».

Comentarios

comentarios

Publicidad