Publicidad

El rendimiento de Flora Duffy en Yokohama abre la puerta a la esperanza para ver a la caribeña como una de las mujeres fuertes de los Juegos Olímpicos.

Tras casi dos años alejada de la distancia corta y una lesión que la obligó a pasarse 2023 en blanco las Series Mundiales de Yokohama traían consigo una de las grandes noticias del año, el regreso a la competición de Flora Duffy.

LA LESIÓN QUE CASI LE CUESTA SU CARRERA


Corría el mes de mayo de 2023 cuando la campeona olímpica en Tokio realizaba una descorazonadora revelación en Instagram. Duffy revelaba que sufría una rotura parcial del tendón rotuliano. Un diagnostico que llegaba meses después de que comenzara un calvario que dio sus primeros síntomas en los Commonwealth Games de 2022. Sin embargo, sus éxitos en una temporada donde lo ganó todo, difuminó y taparon un problema que se tornaría pesadilla en cuestión de semanas.

Publicidad

Ella misma fue la encargada de narrar un interminable proceso de recuperación sumido en las sombras. Primero una necesaria inyección de plasma rico en plaquetas (PRP) le apartaba de la actividad en lo que restaba de 2022. Después, enero le volvía a golpear destapando que no solo el tendón estaba dañado e inflamado, sino que también tenía el cartílago comprometido y con un edema. Un parte, que con el paso de los meses no presentaba ninguna mejoría, lo que le llevó a plantearse en diciembre su retirada deportiva. Por fortuna, y de repente, la cura llegó y 18 meses después de su victoria en Abu Dabi, todo quedaba atrás. Excepto su calidad.

REDESCUBRIR EL TRIATLÓN EN YOKOHAMA


Llegó a Japón, se lanzó a un agua que tal y como ella misma confesó su cuerpo redescubrió lo que era competir. Y, sin embargo, realizó uno de los mejores cronos. Parafraseándola, recordó cómo hacer transiciones, se mantuvo adelante en la bicicleta y solo seis triatletas fueron mejor que ella en la carrera a pie. Y lo más importante, Yokohama desenmarañó la gran cuestión que rondaba en la cabeza de Flora ¿Sería capaz de volver a disfrutar? La respuesta con alivio fue que le encantó. Ella había echado de menos al triatlón y su comunidad y éste era un sentimiento reciproco.

CHICA “NUEVA” EN LA OFICINA


Su lesión la ha tenido tanto tiempo fuera de competición que el mundo que la ha recibido en la distancia corta es completamente ajeno al que ella dejó. Algunas de las compañeras con las que ha compartido trayectoria, ya no están. Otras han regresado como Gwen Jorgensen. Y, sobre todo, las figuras que parten como favoritas son diferentes (con algunas excepciones). Una evolución natural, a la que hacía referencia la bermudeña en sus redes “Corriendo con algunas caras nuevas. Orgullosa de ver a la próxima generación desarrollarse”.

Un nuevo tablero de juego que le ha reservado únicamente dos oportunidades para adaptarse y analizar en directo los puntos fuertes y los débiles de las nuevas y de las viejas pero evolucionadas conocidas. Una ya la ha usado en el país nipón, la segunda llega en las Series Mundiales de Cagliari. Dos pruebas, antes de la definitiva, en París.

EL TERMÓMETRO OLÍMPICO DE CAGLIARI


Sí, París y sus Juegos Olímpicos. Y es que, su inigualable bienio entre 2021-2022, le ha permitido mantenerse en la parte alta del ranking olímpico. Tanto que, a pesar de su ausencia, y tras el resultado de Yokohama, Duffy continúa dentro del TOP30 en una “cómoda” vigesimoquinta posición. Una plaza, unida a la ausencia de competencia por parte de sus compañeras de selección, que le asegura su participación en sus quintos Juegos Olímpicos. ¡El proyecto París sigue vivo por ahora!”.

En la ciudad italiana, se reencontrará con Beth Potter, Cassandre Beaugrand o Georgia Taylor-Brown que descartaron acudir a Yokohama. Una start list más cercana a la que posiblemente se lance a las aguas del Sena y que permitirá a Duffy conocer y recalibrar sus expectativas.

DOS MESES PARA EL ÚLTIMO TANGO EN PARÍS


Ahora, siempre y cuando Cagliari suceda sin sobresaltos, Duffy tendrá dos meses para preparar unos Juegos Olímpicos donde desde su posición de Dark Horse, pero con su experiencia como campeona, puede convertirse en la gran sorpresa y despedirse por todo lo alto de una corta distancia que abandonará definitivamente para dar el salto al T100 Triathlon World Tour.

Publicidad