Van Lierde cerró su palmarés con infinidad de podios y grandes marcas: vencedor dos veces en el Abu Dhabi International Triathlon, cinco victorias en el Ironman Niza (’11, ’12, ’13,’17 y ’18) y Campeón del Mundo Ironman 2013. Repasamos algunas de las perlas de este genio del trideporte

1. Pensar a largo plazo

Para Van Lierde, en el triatlón se debe ser paciente y no hacer mucha natación, ciclismo o atletismo de golpe, sino que se trata de tener un plan de uno, dos o cinco años para saber hacia dónde vas. “A menudo miro mi progreso y digo: ‘Estoy aquí en esta fase y llegaré allí’”.

2. Competir menos, competir mejor

El triatleta belga dedica completamente su entrenamiento a la competición que se ha planteado. Asegura que no se puede ir a competir sin estar bien preparado ya que, de no estarlo, no vale la pena hacerlo. Van Lierde considera: “Es mejor hacer menos carreras pero fijarse algunos grandes objetivos y que éstos formen parte de un objetivo mayor. Competir a sabiendas que estás al 70% es una tontería”.

3. Pepararse para una larga temporada

Tener confianza con uno mismo es el requisito sine qua non de Van Lierde para enfrentarse a una nueva temporada. Mental y físicamente el triatleta necesita estar preparado para una larga temporada. “En mi caso tengo un buen entrenador y trabajamos juntos para cimentar una buena base. Esto es lo más importante. Y así es como mantienes poder competir de forma constante”. Destaca que es necesario estar en contacto con el entrenador y tener una buena comunicación con el mismo, es decir, feedback, para saber si te encuentras bien como si no.

4. Recuperar adecuadamente después de competir

Es necesario, a la vez que importante, al parecer de Van Lierde, dejar un determinado espacio de tiempo después de cada gran carrera para recuperar y no lesionarse. “Después del Campeonato del Mundo Ironman en Hawái, no hice nada durante semanas; pero tras un Ironman en medio de la temporada, como el de Melbourne o Niza, hago dos o tres días de parón total y luego dos semanas de sesiones de entrenamiento fácil y corto para coger otra vez velocidad. Y en ese punto estoy entre cuatro y seis semanas para coger el volumen para un Ironman”.

5. Mantener la vista en el progreso

“En mi caso trabajo con un médico deportivo en Bélgica y me hace pruebas antes de la temporada y entremedio de las grandes carreras para ver dónde estoy, qué tipo de entrenamiento debo hacer, qué está bien y qué no. Entreno la bici con medidor de potencia y mantenemos la vista en mi velocidad de carrera a pie en las pistas y en la piscina”. Recalca que, como hace él, siempre se debe tener “una idea realista de mis niveles de condición física”.

Comentarios

comentarios