Publicidad

El triatleta gallego ha realizado una fantástica temporada en la que ha levantado los dos títulos de campeón nacional de triatlón de media distancia y larga distancia. Su objetivo de 2014 era competir más en larga distancia, pero el accidente de su pareja, Aída Valiño, le obligó a hacer el Ironman en Cozumel, en noviembre. Para 2015 espera poder hacer un Ironman estando fresco. Campeón y trabajador silencioso.

La temporada de triatlón ha sido larga para Gustavo Rodríguez. Curtido en múltiples batallas, el triatleta gallego ha cerrado un año impecable en media distancia. Campeón de España de media y larga distancia, sólo le ha faltado prodigarse en distancia Ironman. El atropello de Aída Valiño semanas antes del Triatlón de Vitoria le hicieron renunciar a su primera cita con la larga distancia.

Gustavo Rodríguez empezaba el año compitiendo en los duatlones gallegos para “buscar un puntito de velocidad” anmtes de las primeras carreras importantes. Antes de pasar al triatlón, una inoportuna lesión corriendo le impidió clasificarse para el Campeonato del Mundo de Duatlón que se disputaba precisamente en Pontevedra.

A partir de entonces, centró la temporada en los triatlones, especialmente de media distancia. “Son las carreras que dan el soporte económico y por eso es importante acudir” comentaba Gustavo Rodríguez, que empezaba su temporada con el Campeonato de España de Media Distancia y el Bilbao Triathlon como primer pico de forma. Antes, disputo el Campeonato Ibérico y el ICAN de Málaga, carreras que tenían que ser preparatorias para Vitoria.

La segunda parte estaba enfocada al Campeonato de Europa de Media Distancia, donde logró un excelente tercer puesto que le daba un podio internacional de mucho prestigio. Pero su campaña internacional le iba a llevar a Asia, al Campeonato del Mundo de Larga Distancia. Gustavo Rodríguez salía muy retrasado del agua pero con una espectacular remontada en el sector de ciclismo y la carrera a pie, finalizaba el Mundial en sexta posición. “Cerraba el año sin hacer un Ironman, no me quería quedar con la espinita” comentaba el gallego, por lo que decidió disputar el Ironman de Cozumel.

Publicidad

A pesar de terminar la temporada 2014 muy tarde, en Cozumel, Rodríguez ya ha vuelto a los entrenamientos. “Entrenar es lo que más me gusta del día, tengo ganas de empezar a subir el ritmo” comenta. El gallego, consciente de que este año no ha podido competir todo lo que quería en larga distancia, quiere disputar un Ironman durante la primera mitad del año, estando fresco. “Seguramente voy a Lanzarote o si no me iré fuera”. Gustavo Rodríguez está contento con la experiencia que está cogiendo larga distancia. ¡El camino a seguir, suerte!

Foto: dannygoiri.com

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí