Publicidad

Las prisas o la falta de disciplina hacen que descuidemos una serie de básicos al usar el neopreno, con los que podríamos conseguir mayor rendimiento con ellos.

Dedicándole tan solo un par de minutos extra a la hora de usar y guardar nuestro traje de neopreno podremos alargar considerablemente la vida útil de este, además de que se conserve en mejores condiciones cuando lo usemos y por tanto, nos ofrezca así mayor rendimiento.

Aclara el neopreno al salir del agua.

Lo ideal sería que nada más salir del agua, dedicásemos 2 minutos para meter nuestro traje en agua dulce. De esta forma conseguiríamos eliminar fácilmente el salitre. Si no lo aclaras, corres el riesgo de que cuando se evapore el agua la sal se cristalice. Algo que con el tiempo dañará tu neopreno y irá haciendo que cada vez entre más agua en él.

Publicidad

Cuelga tu traje de la zona de la cintura

No lo cuelgues de los hombros ya que un neopreno mojado pesa mucho y la propia percha puede terminar dañando nuestro traje si lo colgamos así.

No lo expongas al sol durante demasiado tiempo

Además de no exponerlo al sol demasiado tiempo, cuando lo pongas a secar dale la vuelta. De esta forma, será el interior del traje el que se seque en primer lugar. Es mejor que sea el interior del traje el que reciba la luz. Los rayos ultravioleta van a dañar las fibras de tu traje, van a quitarle elasticidad y van a terminar por agrietarlo.

¡No tires del hilo!

Si se suelta algún hilo, nunca tires de el. Mejor cortarlo con una tijera o incluso quemarlo con un mechero. Si se te rompe el traje, asegúrate de arreglar tu neopreno antes de que el agujero se haga demasiado grande. Un poco de neopreno líquido suele ser suficiente.

Ojo con la lavadora

Si eres de l@s que mete el traje a la lavadora, ten cuidado con el programa que eliges. Nada de lavarlo con agua caliente ni centrifugar. Aun que suene obvio, el traje de neopreno no se plancha.

Como la gran mayoría de productos el neopreno también tiene una vida limitada, y con el uso y el paso del tiempo irá perdiendo propiedades. Cogerá mayor holgura, nos entrará más agua, perderá flotabilidad o el aislamiento que nos mantenían durante más tiempo sin frío, etc. Pero con unos cuidados mínimos podemos conseguir que nuestro traje aguante durante más tiempo en buenas condiciones.

Publicidad