Publicidad

Y llegó el día. Se acabó la racha de Gwen Jorgensen. 13 victorias consecutivas en las Series Mundiales y 17 triunfos en competiciones internacionales son parte del legado que dejará la estadounidense al triatlón. Helen Jenkins logró parar a la que parecia imbatible. La británica se impuso en una carrera que estuvo marcada por una escapada en bicicleta que fructificó. Y logró mantener la ventaja a pie para lograr una nueva victoria tras la última conseguida en San Diego en 2012. Gold Coast volvía a coronar a Jenkins.

Carolina Routier volvía a dominar el sector de natación. La española, habitual de cabeza de carrera en el primer segmento, acabaría abandonado durante el sector ciclista.

Tras los primeros kilómetros de ciclismo, Helen Jenkins, Andrea Hewitt y Flora Duffy lanzaban un ataque y se escapaban. Las tres triatletas iban sumando segundos de ventaja sobre el grupo perseguidor, en el que se encontraba Gwen Jorgensen. Antes de entrar en la segunda transición, el pelotón de cabeza aventajaba a sus perseguidoras en más de un minuto y medio de carrera.

La carrera se complicaba para Gwen Jorgensen. A pesar de su enorme potencial a pie, la estadounidense no conseguía reducir la distancia respecto a Jenkins en las dos primeras vueltas. La británica consolidaba su dominio en el sector a pie y mantenía más de un minuto de ventaja sobre sus perseguidoras, Andrea Hewitt y Flora Duffy. Más atrás, Jorguensen reducía distancias y a falta de un kilómetro alcanzaba a las dos triatletas.

Publicidad

Helen Jenkins lograba en Gold Coast su primera victoria en una Serie Mundial desde 2012, cuando se impuso en San Diego. En un apretado sprint final, Gwen Jorgensen superaba a Andrea Hewitt para acabar segunda. La neozelandesa subía al tercer cajón. Las españolas, por su parte, acababan ambas en el top20. Ainhoa Murúa cruzaba la meta en la decimotercera posición, mientras que Miriam Casillas lo hacía en la decimonovena.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí