Hiromu Inada quiere agrandar su leyenda en Kona a los 87 años

0

Quiere más. El japonés Hiromu Inada, que el año pasado consiguió ser el finisher más veterano de la historia en Hawái, vuelve a la competición para tratar de romper su marca

Después de parar el crono en 16:53:49 en 2018 y dar la vuelta al mundo con su imagen alzando los brazos al cielo en meta, el finisher más mayor de la historia no se conforma: “Tengo el sueño de que podría terminar más rápido“.

En una entrevista con Kyodo News, el japonés demuestra que la edad es sólo un número y que no está dispuesto a dejar una rutina de ejercicio extenuante para cualquier persona de su generación. “Tengo el mismo plan que los demás pero tardo el doble de tiempo o más en completarlo”, dice Inada. El nipón dedica seis días a la semana a afinar una fisionomía que, lógicamente tiene sus particularidades. “Mi vida está centrada en el Ironman. Mis músculos son más débiles y tengo menos densidad ósea, así que la dieta es fundamental para mí”, afirma.

Cada mañana, Inada se lanza a la piscina a las 6 y después de completar unos tres kilómetros en el agua, con el tiempo justo para secarse y cambiarse de ropa, se sube al rodillo a devorar kilómetros junto a unos compañeros que le admiran. “Todos queremos ser como él, aunque no creo que ninguno podamos lograrlo”, subraya Satoshi Namekata, que apenas supera los 50 años.

El japonés, que dejó su trabajo como reportero a los 60 años para cuidar a su esposa enferma, ha acabado protagonizando una de esas noticias que sirven como fuente de inspiración para todo el mundo.

Aquí podéis ver el entrenamiento de Inada, tanto en la piscina como en el rodillo. Una leyenda con las 17 horas entre ceja y ceja que sueña con escribir otro capítulo en su particular epopeya. Kona le recibirá con los brazos abiertos.

 

Comentarios

comentarios

Share.

About Author