Publicidad

El asturiano vence en la 3a etapa de la París Niza con un tremendo sprint después de 6 horas, solo al alcance de magos del pedal

Hace años que Ivan García Cortina se postuló como la gran baza española para los ‘Monumentos del Pavé’, demostrando que en su mejor día, puede estar luchando contra mastodontes para alzarse en estas épicas carreras.

Las clásicas son sus carreras preferidas, lo que hace de García Cortina elemento extraño en el pelotón español. Es un ciclista atípico al sur de los Pirineos. Más parecido a Juan Antonio Flecha que a Alberto Contador. Más potente y rápido que escalador.

Pero el día de ayer, seguro que se quedará guardado en la memoria del ciclista del McLaren.

Publicidad

https://twitter.com/Eurosport_ES/status/1237412489932963840

Después de más de 6 horas de carrera, Cortina salía de la nada como un misíl para imponerse contra los mejores sprinters del mundo, entre ellos el tres veces campeón del mundo Peter Sagan.

Hasta ahora, su mejor resultado como profesional era una victoria en la Vuelta a California y un segundo puesto en la París-Niza, ambos resultados el año pasado. Y en 2017 había sido tercero en una etapa de la Vuelta a España con llegada a su Gijón natal.

Aparte de eso, buenas actuaciones en carreras de un día, como en el Tour de Flandes de hace dos años o en la París-Roubaix de 2019, donde sufrió una avería cuando marchaba en el grupo de cabeza.

El triunfo de este martes demuestra que García Cortina está en buena forma para el resto de calendario de clásicas, cuya celebración está en el aire por el coronavirus.

Imatge

El sprint de Cortina para ganar. Casi 60km/h y 210 pulsaciones máximas

Publicidad