Publicidad

A sus 35 años, el triatleta gallego ha vivido una temporada muy intensa, centrada en su participación en el Campeonato del Mundo Ironman, en Kona. Pero también ha disputado otras pruebas. Y es que el de Ordes no se ciñe a una modalidad. El que fuera campeón del mundo de Triatlón en 2002 se erige como una de los nombres más destacados del triatlón español. Se resiste. Sigue siendo la referencia de muchos. Y tiene un sueño que cumplir.

Siempre con el triatlón en las venas, Iván Raña ha cerrado un 2014 exigente. Competiciones, viajes y más competiciones. “No he ido mal pero necesito un poco más de adaptación para ir al límite”. Ha competido en corta, media y larga distancia en un año que ha bajado de las 8 horas en un Ironman. Ivan Raña sigue ampliando su legado en la historia de este deporte.

El tiro de salida de la temporada se produjo en México, donde el gallego compitió en el Ironman 70.3 Monterrey. Salió cuarto del agua, pero en el sector de ciclismo perdió cuatro minutos de la cabeza de carrera y llegó a la T2 en sexta posición. El último tramo fue decisivo, pero no consiguió el podio. Finalmente entró quinto a meta.

Con poco tiempo de margen, Iván se lanzó a las Series Mundiales ITU en Auckland, Nueva Zelanda, para competir en distancia olímpica, modalidad en la que tiene una vasta experiencia. Los actuales líderes de esta modalidad le sacaron 29 segundos al salir del tramo de natación, pero luchó en el sector de ciclismo para restar esa diferencia con la cabeza de carrera y se situó en el grupo perseguidor. En su regreso a las pruebas ITU, Raña logró la 24a posición. También compitió en las Series Mundiales de Londres, que reafirmaron su decisión de no competir en 2015. En mayo, el ‘padre’ del triatlón español acabó tercero en el XXV aniversario del Triatlón Villa de Fuente Álamo, una prueba mítica en el calendario y en la que venció con anterioridad.

La última de las hazañas de Raña en plena primavera fue el Ironman 70.3 Mallorca, en el que consiguió una lograda quinta posición, ante el altísimo nivel allí presente. Salió del agua en el grupo perseguidor, a tan sólo cinco segundos del líder y llegó hasta la cabeza de carrera durante el sector ciclista junto con el español Pakillo Fernández, pero al llegar a la T2 había perdido un minuto respecto el liderato. La media maratón fue otra espléndida actuación del gallego, pues remontó posiciones y terminó en el TOP5 de la prueba.

Publicidad

En julio llegaría su triunfo de la temporada. La victoria que le llevó a la gloria. La prueba escogida fue el Ironman Klagenfurt (Austria) que vio como un imparable Ivan Raña lideraba los tres segmentos y se alzaba con el triunfo. Una actuación colosal. El de Ordes fulminó el cronómetro y lo paró en tan sólo 7 horas, 48 minutos y 43 segundos. Dicha actuación lo catapultó directamente hacia Kona, como uno de los favoritos.

Raña disputó también el Campeonato de Europa 51.50 en Zurich, un triatlón olímpico sin drafting de IRONMAN y también corrió la mítica Hy-Vee de distancia olímpica, en Estados Unidos. “Quizás descansé demasiado, llegué un poco adormilado a Kona. Parar de golpe quizás fue el error”.

Pero la prueba estrella de la temporada de Iván Raña era el Campeonato del Mundo Ironman, celebrado en Kailua-Kona, Hawái. Toda la preparación de la temporada estaba enfocada a la misma, alrededor de la cual se movían todos los detalles y cambios técnicos del gallego. “Arranqué los entrenamientos para Kona motivadísimo. Las cosas iban como planeábamos, nadando y corriendo mantengo el nivel y apretando un poco más en la bici”. La preparación para la prueba reina tocaba su punto más álgido. “O hago podio o quedo atrás, séptimo no voy a quedar” comenta entre risas. La carrera en Kona fue complicada, pues las sensaciones de Raña no fueron las correctas desde el principio y tuvo que afrontarlas, que se sumó a la lucha contra la humedad y el viento de la isla.

Raña, que repetía experiencia en Kona tras su debut en 2013, tuvo un complicado tramo de ciclismo, en el que su rendimiento bajó y lo pagó con una pérdida de minutos respecto el líder. “El cuerpo despierta poco a poco. Pero ya era tarde y acabé corriendo bien” comenta sobre su maratón en Kona. Tras hacer un espectacular parcial de maratón que terminó en 2:44h y en el cual remontó más de veinte posiciones, el de Ordes finalizó decimoséptimo con un tiempo de 8h:38:59. “Creo que en Kona es un tema más de experiencia. Entrené como un animal y paré a descansar. Tenía ese miedo de que si salía mucho a entrenar, me acabaría cansando para el día de la prueba”. El gallego ya tiene pensada la estrategia para 2015. “Ahora me fío de lo que siento y de mis sensaciones. Necesitas la rabia en las piernas antes de competir”.

Sobre la importancia en Kona de la experiencia, Raña era sincero. “El que gana en Kona lleva toda la vida entrenando. Los kilómetros que ha hecho durante su vida le ayudan a ser más rápido o más resistente”. Y afirma que durante 2014 ha realizado todo tipo de entrenamiento. “He trabajado todo. Hago entreno de calidad, de volumen, series, wattios en bicicleta, etc”. El gallego tiene ganas de sacarse la espinita para un año nuevo que mantiene los patrocinadores y pronto anunciará novedades, además de la ya oficial New Balance. Además no esconde su pasión  por la velocidad y quiere disputar dos rallies este 2015.

Pensando en 2015, Iván apuesta por la calidad antes de la cantidad y con el objetivo de volver a Kona con ganas de revancha. El triatleta gallego renunciará a disputar las pruebas ITU sobre distancia olímpica para poder encarar una intensa temporada Ironman. “Este año voy a hacer uno o dos Ironman antes de Kona, es algo que tengo que decidir, pero al llevar tantos años quiero hacer cosas nuevas que también me permitan estar allí”. Todo para clasificarse y competir en Hawái. Su dilatada experiencia, su mejor arma. ¡Vamos Iván!

Foto: Ironman

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí