Publicidad

El tricampeón del mundo ha confirmado que intentará luchar contra los mejores en Kona este próximo octubre, aunque deberá correr un full en 2022 para confirmar su slot

Que Frodeno se haya perdido su primer cara a cara contra los noruegos será algo que el triatlón echará de menos. La única vez que el Mundial se va de Hawaii, y el teutón no estará en la cita.

La lesión en la inserción del Aquiles, es la principal causa de su ausencia en esta carrera. Esta no le ha permitido entrenar a pie lo suficiente como para estar en la línea de salida, a pesar de haber metido un volumen tremendo en bici, natación y esquí de fondo.

Frodeno podía elegir entre infiltrarse y tratar de llegar como fuese a St. George, o asegurar su corona en Kona con una preparación enfocada al 100% a sacar su mejor versión. Algo que pusieron sobre la mesa junto a su equipo, entrenador y profesionales que lo asesoran.

Publicidad

El aquiles ha sido un leitmotiv en la carrera deportiva de Frodeno. Según cuenta Dan Lorang –su entrenador– el alemán estuvo apunto de no tomar la salida en los JJOO de Londres (dónde fue 6º) y ha sido un problema latente durante las últimas temporadas.

¿Se iba a perder Frodeno una de sus últimas oportunidades de poder confirmar que es el mejor de la historia? Seguro que no. Y más con riesgo de no ganar la carrera, algo que no ocurre desde hace temporadas.

“Sus números en bici son los mejores de siempre” Algo que sin duda, habla maravillas de la preparación del germano a sus 40 años.

Y cuando tocó responder a la pregunta de cuando y dónde será la vuelta, Lorang fue claro: “La preparación de Jan incluirá un mínimo de dos pruebas de media distancia.”, que es la fórmula que le viene funcionando al de CANYON en las recientes temporadas.

Eso sí, el vigente campeón en Kona tendrá que correr un IM antes de octubre para validar su plaza. Veremos cuál es su elección, pero a priori hay más de 10 pruebas entre julio y agosto, dónde Frodo podría confirmar su slot.

Publicidad