Jess Learmonth ha copiado métodos parecidos a los de los hermanos Brownlee y está preparando el Triatlón Mundial de Leeds y los Juegos Olímpicos con unos consejos muy diferentes ahora que ya está clasificada para Tokio.

Extraños trucos para preparar las olimpiadas… pero efectivos 

El doble medallista olímpico Jonny Brownlee mandó construir un invernadero y lo llenó con una bicicleta estática y una cinta de correr con el objetivo de preparar su cuerpo para el calor de Tokio. Su hermano mayor y bicampeón, Alistair, mandó construir una pequeña piscina en su garaje para no perder tiempo de entrenamiento durante el encierro por el Coronavirus.

Siguiendo este ejemplo, Jess Learmonth ha llegado a extremos similares a los planteados por los abanderados del triatlón británico, al mandar construir un gimnasio en su jardín trasero. Esta atleta de 33 años de Leeds lleva su preparación hasta el punto de hervir la tetera con la tapa abierta, tal y como explica en una entrevista para el Yorkshire Evening Post. 

“Es una buena manera de reproducir la humedad con la que correremos en los Juegos Olímpicos”, ríe Learmonth, consciente del calor de 35 grados en el que competirán los mejores triatletas del mundo a finales de julio.

 “La verdad es que creo que he empezado mi preparación para el calor antes de tiempo. Creo que va a ser diferente pasar de Leeds, donde la temperatura del agua será de 14 grados, a Japón, donde se notará a 32 grados”.

“Y la humedad va a ser similar. Eso es lo que va a hacer que sea difícil, nadar y competir con ese calor. Mi compañero, John, construyó un gimnasio completo en el jardín. Lo tengo todo montado con WiFi, cinta de correr, bicicletas y un rack de sentadillas. Me ha facilitado mucho las cosas; salgo a hacer mi sesión y luego entro en casa para recuperarme.

Learmonth es una de las tres atletas británicas que ya tiene plaza asegurada en Tokio

El hecho de que Learmonth pueda centrarse únicamente en los Juegos Olímpicos se debe a que el pasado otoño se aseguró su plaza en el equipo británico de tres personas para Tokio. Esto significa que el AJ Bell 2021 World Triathlon Leeds del próximo domingo – la segunda parada de la Serie de Campeonatos Mundiales – no es tan crucial para Learmonth como lo es para otros triatletas británicos.

La mayor parte de los 60 participantes internacionales en la carrera femenina, además de Alistair Brownlee en la carrera masculina, competirán para tratar de asegurar un puesto en los equipos olímpicos de sus países, siendo esta prueba la última gran carrera clasificatoria para los Juegos.

La clasificación asegurada significa que Learmonth puede disfrutar de su carrera en casa. “Es un gran alivio tener asegurada la plaza olímpica, significa que puedes prepararte para esta carrera en solitario”, dice Learmonth, sobre una carrera que, debido a las restricciones de Covid, se celebrará en Roundhay Park, en lugar de dirigirse al centro de la ciudad.

“Habrá atletas que vendrán a Leeds con la necesidad de alcanzar su máximo nivel para esta carrera, mientras que nosotros ya no tenemos que preocuparnos hasta dentro de dos meses. Algunos atletas van a tener que alcanzar su máximo nivel dos veces”. Comenta Learmonth sobre participar en las series mundiales de Leeds y en Tokio en un breve espacio de tiempo.

“Mientras nosotros ya nos estamos preparando para el calor de Tokio, ellos quizá no estén seguros de ir. Es mucho más estrés. La gente es más susceptible de lesionarse pensando que tiene que rendir para clasificarse. Nos han quitado todo este estrés”. 

Así pues, Jess Learmonth y sus compañeras británicas clasificadas, Georgia Taylor-Brown y Vicky Holland, pueden utilizar la carrera en un territorio que conocen bien para afinar sus tácticas y evaluar los puntos fuertes de sus rivales por el oro de Tokio.

“Sólo voy a dar lo mejor de mí”, confiesa Learmonth sobre los JJ.OO 

El recorrido de Roundhay, aunque mucho más técnico que el circuito más llano de Tokio, también pondrá a prueba sus propios niveles de forma física. “Es una ruta dura, dura a través de Roundhay; con colinas, curvas cerradas, un descenso rápido”, explica Learmonth, medallista de bronce en el último triatlón de las Series Mundiales de Leeds hace dos años. “Al salir de la transición y entrar en la bicicleta hay una colina enorme hasta la casa, lo que añade un poco de carnicería. El año pasado lo estropeé. Así que esté año será interesante de ver”.

El sábado (5 de junio) podrán asistir 4.000 espectadores a las carreras en edad abierta y, por la tarde, a la primera prueba de las para-series, y el domingo (6 de junio) por la mañana a más carreras amateur y por la tarde de ese mismo día a las de élite masculina y femenina. No se instalarán tribunas, pero habrá zonas de observación repartidas por el recorrido.

Después de eso, Jess Learmonth se va a Tokio. “Sólo voy a dar lo mejor de mí”, dice Learmonth. “Antes trabajaba a tiempo completo, no siempre fui triatleta. Pero, como atleta, es el evento en torno al cual orbitas, tratando de competir en unos Juegos Olímpicos para tu país.”

Comentarios

comentarios