Publicidad

El Panzer alemán habló claro sobre su preparación para la que va a ser la mejor carrera del año, dejando claro que los especialistas en corta distancia van a ser los que pongan el nivel en el PTO Championship

Escuchar a Kienle es siempre sinónimo de buena vibra y de motivación sea cuál sea el momento del año. El alemán ya lo ha ganado todo, y temporada tras temporada, sigue arañando segundos en sus mejores marcas en cualquiera de las tres disciplinas, gracias a una menta privilegiada que ha reconocido el mismo Frodeno en multitud de ocasiones.

Una mente que igualmente es capaz de saber dónde está el nivel del resto de contrincantes para ubicar sus posibilidades y sus cartas para la próxima batalla. Algo que sin duda, va a exprimir al máximo en Daytona.

Y es que sin ser mal nadador, Kienle va a perder bastante tiempo con el grupo de cabeza, aunque ya hace casi dos años que el teutón sorprende con sus tiempos en el agua. En ese momento, la estrategia es clara, quemar el asfalto del circuito de la NASCAR, para limar unos segundos difíciles de rebajar. Aún así, Kienle contará con la ayuda de Sam Long y Lionel Sanders cómo tren a la gloria.

Publicidad

Un plan de ataque que se encuentra diseñando junto a su entrenador, ‘cruzando los dedos’ para que Daytona no se cargue meses de dura preparación. ”No me veo ni con un 5% de probabilidades de ganar”, ¿Algo conservador en una carrera tan abierta?

Lo que está claro, es que Sebi está en uno de los mejores momentos de su carrera, y ya fue capaz de correr a 3’15” luego de una bici muy dura, y sin poder acumular los volúmenes que el resto de rivales suma.

Más calidad en el agua, y toques en Zwift. El 2020 ha sido un año diferente para todos, y que Kienle quiere rematar con todo.

Publicidad