La leyenda de las montañas, que ayer mismo ganaba la ‘clandestina’ Zierre Final, va a hacer su esperado debut en 10.000 en la Hytteplanmila, ganada en 2019 por Jakob Ingebrigtsen con 27’54”

Por fin llega el momento que muchos ‘morbosos’ del trailrunning, o del mundo de la carrera a pie en general, estábamos esperando. Kilian Jornet, el hombre que lo ha ganado TODO en el mundo del ultra y del esquí de montaña, va a estrenarse en asfalto sobre la distancia de 10 kilómetros el próximo 17 de octubre.

Además, no lo hará en un evento cualquiera, ya que la ‘Hytteplanmila’ es una prueba en la que los ganadores tardan menos en cubrir la distancia hasta la meta, que en pronunciar el nombre de la carrera. Bromas aparte, fue el mismísimo Jakob Ingebrigtsen quién vencía el año pasado con 19 años y una marca de 27’54”.

El hecho de embarcarse en este tipo de disciplina, donde Jornet nunca ha competido, viene dada por esta misma razón, ya que en un año complicado, y con una mentalidad de ‘caza retos’ como la de este campeón, tocar asfalto va a ser la excusa perfecta para volver a asombrar al mundo con su motor. Veremos, asimismo, si se trata del preámbulo del debut de Kilian en maratón, donde ya anunció que quiere competir en un futuro muy cercano.

Recordamos que en sus gestas recientes, está el doble 10k en 30 minutos ‘pelados’, y el kilómetro vertical + 10k a tope en menos de una hora. Sin duda un par de entrenamientos que podrían ser la mejor de las sesiones de muchos atletas de fondo de gran nivel.

”Cuando entreno en la cinta de correr busco vídeos de carreras en internet para motivarme y una de esas es Hytteplanmila, donde han corrido corredores muy fuertes como Sondre Moen y los hermanos Ingebrigtsen” Comentaba Kilian.

Jornet llegará a su cita del 17 de octubre con la motivación a tope después de su triunfo de ayer en  la Sierre-Zinal, solo para PROs, empleando 2:33:15 para recorrer los 33km y 2.200m de desnivel de la prueba.

Os dejamos con la reflexión del catalán de hace unos días en su Instagram

View this post on Instagram

There are people who train to compete, and there are those who compete to train. I belong to the second group. The goal of competing can provide a source of motivation, but it isn’t necessary for the training – far from it. . Having goals and competitions is a great motivation to keep training and to push this extra hard in the workouts that makes results to be achievable but I believe that a career in endurance sports cannot be sustainable in the long term if the balance of results is heavier than the love for training. Endurance sports demands lots of time (sessions, months, years) of monotone training and lot of time to create adaptations and improvements so patience and continuity are key. And knowing that progression isn’t a regular line but have many ups and downs requires a love for training to be able to perform in the long run.

A post shared by Kilian Jornet (@kilianjornet) on


Comentarios

comentarios