En su última gesta épica, Jornet ha desafiado a Erik Heimen para ver quién tardaba menos en subir y bajar por un monte de más de 1500m de altura

Hablar de Kilian Jornet siempre implica desafiar los límites de lo humano. Se trata de un hombre que ha roto todos los récords imaginables por cualquier deportista, y no contento con ello, se lanzó a la conquista de nuevas metas que tan sólo él podía conseguir, puesto que está claro que el catalán viene de otro planeta.

En este caso, Kilian acaba de publicar su último y sorprendente desafío: un duelo contra el saltador base Tom Erik Heimen en las montañas donde ambos residen, concretamente en el Romsdalshornet (1.550 m).

Para los que no conozcáis a Erik, viene a ser el homónimo de Jornet en el running, atesorando en su haber más de 2.000 saltos, que lo convierten en un mito de su deporte.

Un dato a valorar es que Heimen llega a marcar más de 220 km/h en su pico de velocidad durante sus caídas libres.

El catalán partió del parking para subir hasta la cima de esta empinada montaña a la que solo se puede acceder trepando. De hecho, tuvo que afrontar “una escalada sencilla de cuarto grado” en la subida y un expuesto destrepe en el descenso, en los que una cuerda no hubiera estado de más.

Por su parte, Heimen subió en sentido opuesto a Jornet, andando y trepando por las rocas del Romsdalshornet, para lanzarse con su traje de alas desde la cima. 

Finalmente, con unos dos minutos de diferencia, la leyenda del deporte llegó antes al punto de partida.

 

Comentarios

comentarios