Publicidad

La maratón de montaña más famosa del planeta volvía de la mejor manera con un Kilian Jornet que reventó carrera y (como no) Strava

Un campeón sabe cómo y cuándo tiene que enseñar sus cartas. Al igual que Usain Bolt rompía el récord del planeta sólo cuando se pagó un caché descomunal, Kilian ha obrado como ‘pregonero’ de lujo en el regreso de la Zegama. Y está claro que el dinero no es lo que mueve al atleta de 34 años, sino que él sabe que tiene en su figura, el poder de hacer brillar una carrera que tanto le ha dado al mundo del trail.

Y así mismo fue. Con 3:36:02 de reloj, el txapledun se hacía con la línea de meta de un maratón que acumula la friolera de 2.557m de desnivel positivo. Eso supone un paso medio de 5:06/km, que ya de por si sería un ritmo infernal para la mayoría de atletas de élite en un recorrido con la mitad de ascenso.

Pero los récords se consiguen a ritmo suicida, y están reservados para verdaderas leyendas. Kilian pulverizó la marca de Stieg Argenmund, que el año 2017 fue 8 minutos más lento que el natural de Sabadell.

Publicidad

Sus parciales son de locos, con tan solo 1’39” detenido en los avituallamientos. El resto es una continua montaña rusa de ritmos, con un kilómetro final apoteósico en 3:10, que habría dejado en camilla a cualquier otro… Basta con ver el detalle de cada paso kilométrico para hacerse una idea de la dureza de una carrera así. El kilómetro más duro llega justo al paso por la media maratón, dónde se llega a acumular más de 265m+ en 1000m. Jornet subió en 10:37 ese kilómetro, dando un RAP (ritmo ajustado en pendientes) de 3:37. ¿Quién se anima a seguirlo en modo destroyer?

El catalán estrenaba además, varios de sus nuevos sponsors en una carrera de calibre mundial. La marca de roba Nnormal, de la que es socio fundador, además de los relojes Coros, que son los mismos que usa Eliud Kipchoge.

Su actividad completa de Strava, aquí.

Publicidad