Publicidad

Con 100 pruebas internacionales en Paratriatlón, Kini Carrasco hará historia este fin de semana en la Copa del Mundo de Málaga.

Este sábado 21 de octubre, Málaga será testigo de un hito en la historia del triatlón paralímpico. En el marco del Test Event, coorganizado por la Federación Española de Triatlón y la Junta de Andalucía, se llevará a cabo la Copa del Mundo de Triatlón Paralímpico, y entre los paratriatletas destacados se encuentra Kini Carrasco, quien marcará un récord al convertirse en el primer triatleta paralímpico en alcanzar las 100 pruebas internacionales.

A sus 58 años, el extremeño, con tres Juegos Paralímpicos a sus espaldas, tiene su mirada fija en París 2024, donde buscará competir en una nueva disciplina después de haber brillado en pruebas de velocidad en Seúl 88, Barcelona 92 y Sídney 2000.

“Estoy muy ilusionado porque voy a ser el primer triatleta paralímpico en llegar a esa cifra. Es algo más que voy sumando, otra muesca en mi revolver”.

Publicidad

Pero, ¿Hay una fecha de caducidad para este paratriatletas? “Bueno, he pensado en colgar el tritraje parcialmente después de los Juegos, esté o no esté. Voy a dejar de pegarme por los puntos y por ver qué clasificación tengo en el ranking. Dejaré la élite del triatlón paralímpico, pero seguiré haciendo Grupos de Edad si Dios quiere, por lo menos hasta los 80 años”, revela Carrasco.

Un Reto Llamado París 2024

El gran sueño de Kini es París 2024, donde buscará competir en sus cuartos Juegos Paralímpicos, pero esta vez en una disciplina diferente. Después de participar como atleta de velocidad en Seúl 88, Barcelona 92 y Sídney 2000, Carrasco ve en el triatlón una nueva forma de desafiar sus límites.

“Si, me encanta los retos, y este es otro reto para mí. Preguntarme si será capaz de estar en unos Juegos 24 años después y en un deporte distinto. Es algo que creo que no se ha hecho nunca y espero poder conseguirlo. Si no es así, me quedaré en el intento, pero de momento llevamos buen camino, estoy en la quinta posición del ranking”, comparte con determinación.

El Encanto de Málaga y la Celebración Anticipada

Málaga, la última parada en su camino hacia París, es para Kini más que una competición. “Es la última prueba y vengo a disfrutar. Es una ciudad preciosa con un circuito muy bonito y en el que el público seguro nos empujará mucho”, afirma.

Y, por supuesto, no podemos pasar por alto la celebración anticipada de sus 100 pruebas internacionales. “No he preparado nada especial, no sé si me harán algo. Lo único que si tendré es en mi tritraje el número 100. Y simplemente quiero disfrutarlo, quedará para la historia ser el primero”, expresa con modestia.

Del Baloncesto al Triatlón: Una Transición de Vida

La vida de Kini Carrasco dio un giro radical a los 20 años cuando un accidente de moto le arrebató su brazo izquierdo. De jugador de baloncesto en el Cáceres a atleta paralímpico, Carrasco encontró en el deporte no solo una pasión renovada, sino una herramienta para superar las adversidades.

“Sí, mi pasión era el baloncesto y jugué desde pequeñito hasta los 20 años. Pero el 30 de enero de 1985 tuve el accidente. Ese día, como dijo siempre, me arrancaron un brazo. Iba en una moto, un coche chocó contra mi y cuando me levanté de la carretera me di cuenta de que mi brazo izquierdo se había quedado en el camino. Fue, parafraseando al triatlón, la primera transición de mi vida. Me pasé al atletismo y conseguí estar en tres Juegos Paralímpicos, Seúl, Barcelona y Sídney, hasta que en 2011 me pasé al triatlon”, comparte Carrasco.

El Deporte como Catalizador de la Felicidad

“Lo dije muchas veces, el accidente fue algo muy trágico para mí, y supe a través del deporte convertirlo en una gran virtud. No hubiera sido el mismo sin el accidente, no hubiera podido conseguir todo lo que he conseguido, sería una persona completamente distinta. Además, el afán de superación me hizo volver a aprender a atarme las zapatillas o pelar una fruta con solo una mano o a lavarme la cara o ponerme el reloj. Todo esto me ayudó a salir de un bucle sin salida”, reflexiona Carrasco sobre el impacto del deporte en su vida.

Amor en el Triatlón y un Compromiso Viral

El triatlón no solo es parte de la vida de Kini, sino que también se ha entrelazado con su vida personal. Se casó con una triatleta y protagonizó una propuesta de compromiso viral en el Europeo de Bilbao.

“Sí, ella competía en Grupos de Edad y me lo monté para entrar juntos en meta. Fue una locura, casi me mata porque se hizo muy viral y le daba mucha vergüenza. Pero no se lo tomó mal y rápidamente me dijo que sí”, cuenta con una sonrisa.

París 2024: La Última Gran Meta

Con la mira puesta en París 2024, Kini Carrasco tiene claro que luchará hasta el último día. “Espero que sí, lo voy a luchar hasta el último día, pero creo que sí. Sería la mejor manera para terminar mi carrera deportiva de alto rendimiento tras 37 años”, confiesa con determinación.

https://www.youtube.com/watch?v=HkYRfyL__Ss&t=4s

Publicidad