El atleta más rápido de la historia en maratón, volverá a competir en el maratón de Hamburgo, dónde se estrenó en la distancia hace 8 años

A sus 26 años, y a 5 meses de la celebración de los Juegos de Tokio, Eliud Kipchoge quiere hacer un ‘reset’ mental para sacar su mejor versión.

‘El filósofo’. Así es como le llaman sus compañeros de entrenamiento de Eldoret, su tierra natal y el hogar de muchos de los que se enfrentarán al maratoniano más veloz de todos los tiempos.

Un hombre que emplea la totalidad de su tiempo libre en disfrutar de la lectura y de su familia, junto a su mujer y 3 hijos.

Un tiempo libre que escasea en un año tan importante como este, dónde Kipchoge se juega el lujo de ser el tercer atleta de la historia en obtener dos oros en la distancia de Filípides.  Tan sólo Bikila (Roma ’60 y Tokyo ’64) y Cierpinski (Montreal ’76 y Moscú ’80) lo han logrado antes que él, mucho antes de que la ‘guerra del carbono’ ocupase titulares.

Así pues, la estrategia de Eliud pasa por rebuscar en su origen como maratoniano, para conseguir un futuro aún más brillante. Después de su modesta actuación en la maratón de Londres -8º con 2h06′- el del NN Running Team espera redimirse por todo lo alto el próximo 11 de abril en el Maratón de Hamburgo.

De llevarse el gato al agua, sería la 12ª vez que Kipchoge cruza una línea de meta como vencedor. Lo haría en una carrera en circuito cerrado y con pocos atletas -100 invitados- que buscarán disputarse los cerca de 60.000€ que están en juego para el primer clasificado.

¿El objetivo de Kipchoge? Inspirar a todo el mundo con su gestas en el deporte, al igual que lo hacen otras figuras del deporte (Bolt, Nadal, Jordan…). Él lo hará a su manera, con la perseverancia, la humildad y el trabajo duro por delante.

Por el camino, además, intentará romper el récord del Maratón de Hamburgo, que casualmente, ostenta él mismo con 2:05:30 (a 2:58/km). Registro que marcó en su debut en la disciplina, en abril del 2013.

En una entrevista para Sergio Heredia de La Vanguardia, le preguntaron al keniata si se planteaba hace más de 10 años, si seria capaz de romper la barrera de las 2 horas.

”No puedo saberlo. Hace diez años, aquello era implanteable. Estábamos muy lejos de ese objetivo (en 2011, el récord del mundo lo tenía Patrick Makau, en 2:03:38). Aquella idea no estaba en la mente de nadie. Incluso hace cuatro o cinco años, cuando me lo plantearon por primera vez, me parecía algo impensable. Y mire… ”

El 12 de octubre de 2019, EK -las siglas que ha empleado Nike para su último restyling de sus zapatillas- corrió en el óvalo de Viena los 42,126km a 2:51/km para parar el reloj en 1:59:40.

Un hombre que no conoce límites, y que aún no ha dicho su última palabra en la prueba reina del atletismo. Todos estamos listos para ver hasta dónde se alarga el reinado de Kipchoge.


Comentarios

comentarios