Foto de Visual Press
Publicidad

Quedan cuatro meses para que arranque una prueba que se ha convertido en un clásico que debe estar en el calendario de cualquier triatleta popular español.

El próximo día 17 de Agosto podremos disfrutar en la localidad cántabra de Corrales de Buelna de este tiratlón. Una prueba que cada año se consolida más en el calendario español, y poco a poco se está convirtiendo en una cita ineludible para todos nosotros. Como viene siendo habitual en la mayoría de las anteriores ediciones, otro año más se disputará el Campeonato de España de Policías, Bomberos y Servicios de Emergencias; algo que asegura aún más espectáculo y diversión para todos los espectadores. En esta ocasión, se tratará de la undécima edición.

La competición comenzará a las 14:00 en el Pantano del Ebro, con 1,9 kilómetros de natación. Posteriormente, los triatletas deberán afrontar 90 kilómetros de ciclismo. Para terminar, habrá 21,2 kilómetros de carrera a pie.

Para que todos os podáis hacer una idea del gran nivel que hay en esta prueba, el año pasado los vencedores fueron: Pablo Herrero Mazo en la categoría masculina, con un tiempo de 04:05:59; y en lo que a la categoría femenina se refiere, la vencedora fue María Pujol Pérez, con una marca de 04:33:11, una marca a la altura de muy pocas triatletas.

Publicidad

Las inscripciones irán variando de precio durante los próximos meses. Para poder realizarlas, no tenéis más que hacer click aquí. A día de hoy, están a un más que asequible precio de setenta euros, una auténtica ganga para una prueba de este nivel y con tan magnífica organización.

Ya sabéis, reservad el fin de semana del sábado 17 de Agosto y domingo 18, Cantabria os espera para disfrutar del triatlón, la gastronomía, una buena sidra y quién sabe si algo más. Unas fechas ideales para disfrutar con familia o amigos de unos merecidos días de vacaciones en pleno mes de Agosto.

Si necesitáis más información, no dudéis en visitar la web del XII Triatlón del Valle de Buelna .

Comentarios

comentarios

Publicidad