Publicidad

A pesar del trabajo de varios meses para filtrar, limpiar y rebajar el fétido olor de las aguas dónde competirán los triatletas, la calidad del agua preocupa a muchas deportistas

Parece mentira, pero no.

A pesar de haber aplazado los Juegos un año más tarde, parece ser que los problemas que se venían vaticinando en las temporadas anteriores, terminarán por ser una realidad.

Con más o menos suerte, los triatletas salieron sin consecuencias en el Test Event que se celebró hace dos años, tiempo que ha dado para que unas aguas cambien completamente.

Publicidad

Eso sí, la prueba paralímpica se canceló por niveles demasiado altos de E. Coli, un escenario que encendió todas las alarmas en la organización, y que obligó a Tokio a llenar el fondo de la bahía, con 22.000 metros cúbicos de arena, para crear un entorno submarino donde varios organismos podrían contribuir a limpiar el agua.

Y es que no solo está el problema de la temperatura extremadamente caliente -más de 31 grados- sino que los niveles de bacterias que pueden proliferar, además del pudiente olor, podrían jugarle una mala pasada a más de un triatleta.

Y parece ser que todo apunta a que va a llegar el día de la carrera -26 de julio hombres, 27 mujeres y 31 el relevo mixto- y las cosas van a seguir igual, a tiempo que no solo los lugareños, sino que también los científicos que asesoran al comité de organización de la Olimpiada nipona, los que se han quejado del olor y aspecto de las aguas.

Yukio Koibuchi, un ex profesor asociado de la Escuela de Ciencias de la Universidad de Tokio, dice que las medidas propuestas “no reducirán de manera notable los índices de E. coli” porque el área es parte de un río de marea y las bacterias podrían fluir por debajo de las pantallas.

Una bahía que no solo será el epicentro para los triatletas, sino que lo será también para las disciplinas de natación en aguas abiertas, por lo que son muchos los atletas que se juegan la preparación de muchos meses en el estado del agua.

Koichi Yajima, director de la División de Planificación y Promoción de la Oficina de Preparación de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2021, ha afirmado que el sistema de pantalla de prevención ha sido probado desde 2018 y proporcionará un entorno seguro para celebrar los JJOO.

Publicidad