Justo en la semana en la que la marca germana celebra la victoria de Marc Soler en la Vuelta, KKR&Co habría anunciado su intención de hacerse con la mayoría de Canyon luego de sus grandes beneficios en 2020

Canyon va a cerrar un 2020 espléndido, después de disparar en un 30% sus ventas, que hacen soñar en grande a la marca de bicis.

Su apuesta por cubrir todos los sectores del ciclismo: Desde los que se introducen, con gamas de acceso y presupuestos ajustados, hasta el rigor y la finura de la alta competición, pasando por el mercado de las eBikes que no para de crecer.

Por ello, los fundadores de Canyon están en búsqueda de una ampliación de su capital, después de la que ya recibieron hace 4 años de la mano de TSG Consumer Partners LLC, que adquirió parte de la factoría teutona y propició parte de la mejora substancial que la marca ha vivido desde entonces.

Parece que esta ventana ha llegado a oídos del grupo inversor KKR & Co -ya conocidos en el mundo del pedal por desembolsar 450 millones en Zwift, para potenciar al máximo el panorama del ciclismo virtual e indoor-.

Canyon baraja un precio de unos 500 millones de euros para aquél que desee comprar la marca en su totalidad. Veremos si la apertura de mercado en este sentido incentiva a otros grandes holdings a invertir en la marca de bicicletas, que sigue su meteórico ascenso gracias en parte a embajadores como Mathieu van der Poel o el Movistar Team.

Comentarios

comentarios