El aumento en 11€ de la tarifa y las constantes quejas de los usuarios, están dilapidando las opciones de supervivencia de este servicio que tan bien estaba funcionando en la capital española

Desde hace ya un tiempo, se puede observar como en Madrid, la crispación sobre el tema BiciMAD va en aumento. La polémica saltó con la llegada del nuevo modelo BiciMAD GO, en el que se suprimían las estaciones de servicio, y el usuario podía llevarse las bicis literalmente a su casa. Eso sí, con una subida del coste del servicio de 11€, en lo que más que una mejora de las prestaciones, se está persiguiendo más una privatización de la empresa, más que otra cosa.

Hasta ahora, BiciMAD con estación costaba un ajustado precio de 0,5€ la hora, que se disparan a 11,4€ con la reciente novedad.

Todo ello, en un momento en que la movilidad independiente está en el foco de atención, no sólo como una alternativa de movilidad ecológica, sino como un mecanismo de seguridad sanitaria por el virus que acecha.

Además, con la llegada del nuevo servicio, no paran de llover quejas en múltiples canales sobre la calidad del servicio y del estado de las bicicletas, que no dejan de ser las dos claves para que BiciMAD funcione correctamente.Eso se debe a que el personal que cubría el anterior BiciMAD, ha tenido que asumir la llegada de 450 nuevos modelos.

Un hecho lamentable que sin duda va a terminar por reventar una idea que nació en el marco de la sostenibilidad tanto económica como medioambiental, ya que la liberación del mercado de las e-bikes, deja a las empresas que operan casi 5.000 bicis extra, con campo para subir los precios y hacer este servicio inalcanzable para ciertas rendas.

Comentarios

comentarios