Publicidad

Las cubiertas del futuro estarán diseñadas con tecnología de la NASA, con extrema resistencia, elasticidad igual al de la goma y sin aire

Shape Memory Alloy Radial Technology o abreviado como SMART. Así se llamarán los neumáticos que calzarán las bicis del futuro.

Desde hace años, la evolución de las cubiertas se ha centrado más en indagar sobre el tubular -con un rodar más cómodo y más rápido- y el tubeless -muy práctico-. Sin embargo, los materiales de construcción de ellos se han estancado, aunque parece ser que no por mucho tiempo.

Metl Bike Tires es la empresa que se ha encargado de desarrollar el NiTinol+, el material ‘definitivo’ que podría solucionar muchos de los limitantes que las cubiertas tienen a día de hoy.

Si se busca una cubierta resistente, el tacto y su rodar van a ser deficientes en comparación a un neumático rápido y de competición. En cambio, las gomas blandas van a durar muy poco, además de que ofrecerán una resistencia al pinchazo muy pobre.

Publicidad

Pues bien, el NiTinol+ pretende ser igual de elástico de la goma, pero con la resistencia del titanio. Además, la alta densidad de este material, haría prescindible la cámara de aire, por lo que sería físicamente imposible pinchar.

En efecto, el compuesto estará conformado por aleación de níquel y titanio, que juntos, harán que la rueda pueda deformarse y regresar a su forma original sin casi desgastarse, sea cual sea su condición climática.

Eso aumentaría el grado de agarre de las cubiertas en situaciones de mucho calor o frío, dónde usualmente, el ciclista debe vigilar la presión de los neumáticos para no irse al suelo.

De hecho, se tratará de la tecnología que usa la NASA en las ruedas de los Rover exploradores, que reconocen y examinan la corteza marciana.

En el siguiente vídeo se explica con claridad.

Dichas cubiertas serán una realidad en un futuro muy cercano. Y asimismo, marcas como FELT ya han confirmado que para 2022, podrían lucir cubiertas SMART en algunos de sus modelos de BTT.


Publicidad