Publicidad

En el triatlón juntamos tres disciplinas deportivas distintas, por lo que como triatletas estamos destinados a dedicar muchas horas de entrenamiento para adquirir cierto nivel en cada una de ellas

Pero por si no fuera poco el conciliar los entrenamientos de los tres deportes hay otras dos variables que añadir a la ecuación y son la conciliación de la vida personal y la de la vida profesional. En este sentido, los pros lo tienen algo más fácil ya que su carrera profesional está íntegramente ligada a su afición por el deporte. No estoy diciendo que ser un pro sea tarea sencilla, sólo que esta conciliación que hacemos los populares en su caso es algo más llevadera.

Todos nosotros, amantes del triatlón, nos encontramos la dificultad de llevar a cabo esta triple conciliación, y es que encajar, en días que sólo tienen 24 horas, el trabajo, las obligaciones familiares y los entrenos en ocasiones puede ser una ardua tarea, pero os voy a dar unos consejos que sigo a diario y me hacen más sencilla esta labor.

El primer consejo es madrugar es cierto  que puede costar un poco al principio pero después acaba siendo una costumbre, de hecho yo me levanto a las 5:30 incluso los fines de semana. Al madrugar no estás quitando tiempo a tu familia, ya que están dormidos, en mi caso hasta el perro algún día me ve levantarme tan pronto y se vuelve a dormir.

Publicidad

Una de las pocas cosas positivas que han llegado con el coronavirus para una parte de la población es el teletrabajo, estando en casa trabajando no necesitamos una hora para comer y podemos meter un entrenillo en ese tiempo de descanso del trabajo y después comer delante del ordenador ya. En mi caso 2 días por semana aprovecho para meter un entreno de fuerza en el salón

Por último, estaría la opción de aficionar a tu familia al deporte. Y aunque digáis ya pero los ritmos no van a ser los mismos que entrenando en solitario, siempre tenéis alternativas para que no se vean afectados. Por ejemplo si quiero salir hacer una tirada de 20 kilómetros igual mi familia no puede seguir el ritmo a pie, pero seguro que si cogen la bici, aparte de que se lo pasarán genial, serán ellos los que nos tengan que esperar.

Además en nuestro caso que no nos ganamos la vida con esto, qué más nos da ir un poco más despacio cuando a cambio estás uniendo tus dos pasiones el deporte y la gente a la que quieres.

 

 

Publicidad