Publicidad

La Federación estadounidense de Natación (USA Swimming) no habría incurrido investigación de hasta seis casos de abusos a menores

Debra Grodensky, Suzette Moran y Tracy Palmero, junto con otras tres mujeres que no han revelado su nombre, han sido las encargadas de demandar en conjunto a la USA Swimming, los clubes a los que pertenecían, y los técnicos que las entrenaron durante la etapa en la que sufrieron abusos y no fueron protegidas por la federación

Las exnadadoras, todas ellas de clubes de California, llevarán a los tribunales al antiguo entrenador el equipo olímpico norteamericano Mitch Ivey, el exdirector técnico de la Federación Everett Uchiyama y el entrenador Andrew King.


En lo que respeta al pleito contra USA Swimming, se la acusa de encubrir a dichos técnicos y cargos, ya que estos estaban al corriente de los abusos por parte de los entrenadores

Publicidad

Grodensky afirmaba en una videollamada:

“El abuso sexual que sufrí era 100% evitable “

Según su declaración, King abusó sexualmente de ella entre los 11 y los 16 años, cuando nadaba en Danville, California, a principios de los 80. 

King fue condenado a 40 años de prisión hace 10 años tras ser encontrado culpable de abusos a una veintena de menores de edad.

“Quiero que esta demanda haga reaccionar a USA Swimming,” dijo Grodensky. “Quiero un cambio de cultura y en este gran deporte”.


En el caso de Moran , fue su compañero Ivey quién empezó a acosarla sexualmente hasta dejarla embarazada a los 17 y la empujó a abortar meses antes de los trials 1984.

“La USA Swimming debe limpiar su casa y deshacerse de los entrenadores y directivos que crearon esta cultura y permitieron el abuso sexual de los técnicos”.


Palmero afirma que fue Uchityama quien abusó físicamente de ella desde los 14 años cuando entrenaba en Tustin, California, a principios de los 90, en un club donde el resto de cuerpo técnico, conocía la situación. Este entrenador no llegó a cumplir condena, y hasta llegó a volver a trabajar como entrenador

La USA Swimming recuerda en un comunicado que los tres entrenadores mencionados en las demandas están incluidos “desde hace mucho tiempo” en la lista de inhabilitados permanentemente a consecuencia de sus actos en la década de los 80 y 90.

“Respaldamos a las víctimas de abusos sexuales (…) y la federación y su actuales ejecutivos están comprometidos en crear un ambiente de seguridad para todos sus miembros”.

Publicidad