Publicidad

La marca de Oregon ha diseñado las Nike Air Zoom Pulse para facilitar la vida de los profesionales de la salud, disponibles en breves a un precio de 120€

El personal sanitario que trabaja en los centros de asistencia acostumbra a utilizar un calzado cómodo, en la mayoría de ocasiones unas Crocs o unos zuecos. Factores como la comodidad y la higiene son esenciales para escoger entre los modelos existentes, pero una vez más, Nike ha querido tentar un poco más a los defensores de esta última opción.

Para ello, ha lanzado las Nike Air Zoom Pulse, a las que ha catalogado como las “zapatillas para los héroes cotidianos”. Es decir, enfermeros, médicos, proveedores de atención médica a domicilio y otras personas que trabajan sin descanso para ayudar a los pacientes.

Se trata de un calzado creado en base a las necesidades que los propios profesionales han aportado. En concreto, los del hospital infantil OHSU Doernbecher de Portland (Estados Unidos).

Publicidad

Según ha explicado la compañía, los diseñadores compartieron sesión con los trabajadores sanitarios, comprobando por ejemplo que “las enfermeras caminan aproximadamente de cuatro a cinco millas y se sientan durante menos de una hora en un turno de 12 horas”, por lo que su trabajo es “física y mentalmente exigente”.

De ahí que se haya pensado en un calzado “fácil de poner y quitar, del mismo modo que fácil de limpiar”. Además, la amortiguación y tracción se unen para asegurar el pie en cualquier condición hospitalaria.
Resultat d'imatges de Nike Air Zoom Pulse
Respecto a los médicos, desde Nike aseguran que la zapatilla también está pensada para hacer frente a una variedad de desafíos específicos, como ser cómodo para largos periodos de pie pero también versátil para soportar movimientos apresurados en momentos de emergencia.

Eso lo consiguen con “la suela exterior de goma completa Pulse, flexible y unida al talón a través del Zoom Air”, un ajuste que definen como seguro, suave y cómodo.

Los diseñadores afirman no haber olvidado ningún imprevisto de los que pueden ocurrir en un hospital. Por ello, “la puntera recubierta protege ante cualquier tipo de derrame“, cuenta con superficies lisas para evitar que los líquidos penetren y elimina las celdas cerradas en el patrón de tracción.

Publicidad