Publicidad

Valencia acogía hoy la primera edición de su Ironman 70.3. y lo ha hecho por todo lo alto, soñando hasta casi el último momento con el podio de Roberto Sánchez Mantecón o Carlos Oliver.

Los casi dos kilómetros de natación las aguas de La Marina dejaron un grupo de unos diez triatletas que encabezó el suizo Sven Thalmann, seguido por uno de los favoritos a la victoria, el francés Léo Bergère.

Publicidad

Chente Hernández, Roberto Sánchez Mantecón, Carlos Oliver, Ander Noian o Emilio Aguayo salían en un segundo grupo que se movía en una horquilla entre cuarenta y ocho segundo y poco menos de un minuto del líder.

BERGÈRE CIMENTA SU TRIUNFO, EN LA MONTAÑA RUSA DE OLIVER


Tras una transición en la que Bergère ya tomó el mando, los primeros kilómetros sobre la bicicleta permitió al galo ampliar hasta los veinte segundos su margen sobre un Josh Lewis que había escalado hasta la segunda posición. En esa primera referencia, con una decena de kilómetros en sus piernas, Oliver era el primer español en duodécima posición (+1’10”), mientras que Sánchez Mantecón, Hernández, Aguayo y Noain (+1’36) se mantenían dentro del TOP30.

Una tónica que se mantuvo en el primer tercio, a priori la más exigente. Bergère continuó ampliando su distancia respecto al grupo de siete que mantenía a Lewis (+1’52”) como cazador y a Johannes Vogel, Thalmann, Jannik Schaufler, Thomasz Brembor y Fabian Meeusen (+2’00) a su “rueda”. Oliver era noveno (+3’00), Sánchez Mantecón undécimo (+3’10”), Hernández (+3’22), Aguayo (+3’442) en el TOP35.

Cuando se cumplían dos tercios de la bicicleta, el poderío de Oliver en ella se hacía evidente al ser el único – o de los pocos – en recortar tiempo al francés, más de un minuto. Un hecho que le permitía coger al grupo que tenía por delante, ascender hasta la segunda posición y por momentos tirar de él.

Sin embargo, algo le sucedería al español en los últimos diez kilómetros, pues perdió más de un minuto con ellos (+3’33”) y con un Bergère que accedía a la T2 con una renta de dos minutos sobre ese quinteto del que se había descolgado Oliver.

Por su parte, Roberto Sánchez-Mantecón (+4’42”) duodécimo y Emilio Aguayo decimoctavo (+4’48”) se mantenían dentro del TOP20.

BERGÈRE SIN RIVAL


Con un ganador que se presumía decidido, el aliciente de la carrera a pie iba a ser conocer qué otros hombres iban a acompañar a Bergère en el podio o si, podía haber sorpresas inesperadas.

La primera de las dos vueltas a lo largo del Jardín del Turia deparaba una clasificación muy fluctuante, donde Bergère continuaba ensanchando su distancia, pero en la que Sánchez Mantecón imponía el ritmo más rápido. Lo que le permitía al triatleta local auparse al TOP5 seguido de Oliver, sexto. En el punto de mira de ambos, y a menos de un minuto, Schaufler, Vogel y Thalmann que trataban de aguantar la cuarta, tercera y segunda posición respectivamente.

UN CARRUSEL DE EXPLOSIONES DECIDEN EL PODIO

Sin embargo, esa explosividad inicial iba a pasar factura a ambos españoles, que a falta de cinco kilómetros para el final perdían fuerza y se veían relegados a la séptima y novena plaza respectivamente. En cambio, Schaufler y Thalmann aparentemente allanaban su camino para postularse como los únicos candidatos al podio, pero la posterior explosión del último y el rush final de Stratmann ponían picante a la resolución de la prueba.

Finalmente, Léo Bergère (3:40:24) se hacía con un triunfo que tuvo en su mano desde los primeros compases de la competición. Jan Stratmann (3:43:25) completaba su remontada y le ganaba el sprint a Jannick Schaufler (3:43:26) para ser segundo. Carlos Oliver concluía noveno (3:45:38) y Roberto Sánchez Mantecón (3:46:15) lo hacía duodécimo.

Publicidad