Publicidad

Lionel Sanders lleva cerca de medio año siendo pupilo de Mikal Iden, después de muchos años dando bandazos. ¿Cómo se inserta el control total del método noruego en la anarquía de Sanders?

“Si no puedes con ellos, únete” Eso mismo aplicó Lionel Sanders al contratar los servicios de Mikal Iden (entrenador y hermano del dos veces campeón mundial de IRONMAN 70.3 Gustav Iden) luego de una charla en la Collins Cup del pasado agosto.

Y en un proceso que arrancó hace más de seis meses con el mar de dudas que puede sembrar el control en un hombre que despacha a sus entrenadores a la mínima, llegaba el momento de hacer balance…

Y Sanders respondía haciendo alusión a un comentario sarcástico de Cam Wurf, que dijo que Lionel ha “tenido demasiadas palmaditas en la espalda a lo largo de su carrera”. La respuesta, fue cuanto menos, esclarecedora:

Publicidad

“El coach no me da ‘palmaditas en la espalda’, diría yo. Creo que en los últimos seis meses tan solo he escuchado un ‘buen trabajo’ hasta el momento.”

“La realidad es que el ve a diario lo que están haciendo los mejores del mundo, por lo que es normal que yo no me merezca ese tipo de reconocimiento.”

“Esto es deporte de alto nivel, si quieres ser el mejor del mundo, tienes que enfrentarte a la realidad. Estos chicos son mejores que yo, han perfeccionado sus sistemas, y además, es muy posible que tengan más talento.

“¿Eso significa que voy a renunciar a todo? ¿Que no voy a intentar ganar?  ¿Que no puedo ser campeón mundial? Absolutamente no, pero tendré que hacerlo maximizando todos los aspectos del entrenamiento que pueda. Y ciertamente no estaba haciendo eso hasta ahor.

“Ahora, al menos, tengo a alguien que puede brindarme mucha información sobre lo que estaba haciendo incorrectamente y cómo solucionarlo. Y eso es lo que he estado haciendo y ahora lo estoy haciendo lo mejor que puedo”.

Sobre Kristian, Iden y su método

“Están testando regularmente, están investigando constantemente, haciendo cosas nuevas, tratando de comprender cómo funcionan mejor los sistemas, tratando de encontrar nuevos procesos para perfeccionar la preparación. Ese es probablemente el sello distintivo del programa.

“Sí, saben mucho, pero también son muy abiertos y receptivos a nuevos datos y nuevos procesos, nuevas formas de quizás usar datos antiguos. Y esa es la parte intrigante, y eso es lo que estoy disfrutando.

“No estoy en el equipo de Noruega, estoy trabajando con Mikal, y obviamente no tengo acceso a todos los datos, pero… De la nada, es un mundo.

Publicidad