Los más incívicos de la cuarentena

0

Personas escalando como si nada, corriendo y resistiéndose a la autoridad, salidas en bicicleta grupales… son algunos ejemplos de lo que nunca deberíamos hacer en cuarentena

El anuncio del Presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, restringiendo más si cabe la movilidad ciudadana con la paralización de toda actividad laboral no esencial en nuestro país ratifica, sin lugar a duda, la situación de emergencia sanitaria que sufrimos. Las cifras van en aumento y son desgarradoras: 85.195 contagiados, más de 43.397 hospitalizados y 7.368 muertos. Si bien es cierto que la cifra de curados ya se acerca a las 17.000 personas, la realidad es que para doblegar la curva necesitaremos tiempo. Mucho más tiempo.

En este contexto sanitario, la mayoría de españoles hemos demostrado estar a la altura de la situación. Los perfiles de strava, la red social deportiva por excelencia, están repletos de actividades indoor: sesiones interminables de rodillo, gomas para entrenar la natación, ejercicios de fuerza y core, carrera en cinta (los más privilegiados) o incluso sesiones pedestres por dentro de las casas y pisos. El ingenio se agudiza e intentamos perder el menor número de adaptaciones musculares, metabólicas y fisiológicas posible.

Pero la realidad es que hay excepciones de las que avergonzarse y entre las 180.387 personas propuestas para sanción administrativa hay alguna de nuestro gremio.  El deporte está intrínsecamente ligado a valores como el respeto, la superación personal o la disciplina, por tanto, no hay justificación -ni tampoco explicación- para ciertas conductas. Veamos algunos ejemplos de los que NO nos representan.

Llamativo ha sido el caso de este “corredor” gallego que no tuvo suficiente con saltarse la cuarentena para salir a hacer deporte al aire libre en la localidad de Meaño (Pontevedra), al ser interceptado por la Guardia Civil fingió sentirse mal, imitando los símptomas del COVID-19, movilizando a los sanitarios hasta el lugar.

Hasta siete furgonetas con escaladores extranjeros tuvieron que suspender la actividad en el paraje conocido como el Casucho, entre los municipios de Olba, San Agustín y Rubielos de Mora, cuando fueron requeridos por agentes del Equipo de Rescate e Intervención en Montaña (Ereim) de la Guardia Civil. Caso muy parecido al que sucedió en la Marxuquera, Gandia (València), en un operativo en que el cuatro escaladores fueros detenidos mientras practicaban escalada sin importarles lo más mínimo el Estado de Alarma.

Lamentablemente, algunos y algunas se enfrentan y desobedecen a los agentes, con el riesgo para la salud que comporta para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El caso gravado en vídeo de esta corredora reincidente o el de este personaje que se enfrentó a la Policía Nacional cuando fue descubierto corriendo, son algunos ejemplos.

El colectivo ciclista tampoco ha estado exento de las denuncias, como sucedió en Catalunya los primeros días de confinamiento con este grupo que salió a entrenar hasta que fueron sancionados por los Mossos d’Esquadra, o en Almería, con la detención de un ciclista por saltarse un alto y atropellar a un agente que resultó herido.

No obstante, y afortunadamente, la sociedad en general y los deportistas en particular estamos demostrando un comportamiento cívico, respetuoso y acorde con la situación en la que nos encontramos. Ahora más que nunca: #yomequedoencasa.

 

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Lluís Navarro Fenollar

València, 1989. Docente de Educación Física y Máster en investigación en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador de natación por la FNCV. Redactor de contenidos en Triatletas en Red. Triatleta popular o muy popular, maratoniano y entusiasta del periodismo deportivo.