Simple y sencillo. Los triatletas nos obnubilar por modas o métodos ‘mágicos’ para ser mejores nadadores, cuando es un ambiente diferente al que hay que adaptarse completamente a base de pasar tiempo en él

“Nadar va sobre ritmo y fluir”. Una de las máximas sobre el entrenamiento de natación, salida de la boca de Joel Filliol, el entrenador de Mario Mola, y uno de los defensores del entrenamiento del triatlón como algo simple.

Eso es lo mismo que intenta transmitir otro gran entrenador como es Jaime Menéndez de Luarca cuando da sus claves para ser mejor nadador, el ‘tendón de Aquiles’ de la gran mayoría de triatletas populares.

Como ya hemos dicho, la natación se trata de un medio en el que no nacemos, y en el que se nos educa en edades tempranas para no morir cuando entremos en pleno contacto con él. De esta manera, es totalmente lógico que la progresión hasta asemejar el nado al de un pez, pase por invertir horas y horas en este nuevo ambiente.

Y de la misma manera que cada persona tiene una forma de caminar y correr diferente, cada triatleta desarrollará una técnica particular que le servirá para nadar a un mismo ritmo, con unos movimientos totalmente diferentes al resto de competidores o compañeros de entreno.

Para verlo de manera práctica, basta con ver un vídeo de cualquier Serie Mundial dónde la mar esté agitada, para disfrutar de un nado estilizado de piscina como el de Gómez Noya, contra un tanque ‘abre-mares’ que tenga más parecida al rodar de las aspas de un molino.


Las claves de Luarca

  • Nadar más metros por cada sesión de entrenamiento
  • Nadar más sesiones por cada semana
  • Grabarse en vídeo para analizar a posteriori
  • Trabajar la velocidad para después ser más rápidos en un nado aeróbico
  • Trabajar la batida de piernas, más metros de pies por cada sesión

Para más consejos del estilo, podéis consultar ‘la Bíblia’ de Filliol sobre el entrenamiento de natación, en su blog

Comentarios

comentarios