Publicidad

El catalán, fisio de Kipchoge, se ha hartado a ‘comer’ kilómetros con la zapatilla de Nike que más a dado de que hablar de la historia. Nos cuenta sus sensaciones después de, literalmente, destruirlas

Pocas veces tenemos la oportunidad de escuchar a un hombre que lo sabe todo sobre los mejores atletas de la historia.

Marc Roig, keniata acogido, es desde hace más de un año, el confesor de Eliud Kipchoge, al que trata a diario para mantener en perfectas condiciones, a las únicas piernas capaces de bajar de 2 horas en maratón.

Un deportista que vive el atletismo, y así lo hace saber en cada uno de sus vídeos (que recomendamos encarecidamente), una disciplina en la que la base de la excelencia se basa en la constancia y el trabajo duro.

Publicidad

Un trabajo que debe ser llevado en gran mayoría, por miles y miles de kilómetros de pista, tierra o asfalto, sobre el que gastar la suela de un par de zapatillas.

Roig, como cualquier atleta, tiene una zapatilla fetiche, en este caso las Vaporfly 4% de las que habla maravillas en el vídeo-análisis.

Un modelo que ahora mismo podemos encontrar por menos de 200€ en la web de Nike, por lo que estamos delante de un momento ideal para adquirir este zapatón, del que Marc nos pasa a advertir sobre cómo sacarle el máximo partido.


Póntelas para correr rápido.

Puede parecer una obviedad, pero mantener una pisada de antepie o de metatarso, va a alargar la vida de nuestra zapatilla en varios centenares de kilómetros, por lo que es necesaria una técnica depurada.

Póntelas en asfalto. Seco.

La Vaporfly saca su máximo rendimiento en este tipo de superficie, la fina capa de goma que protege la espuma ZoomX, hace que en días de lluvia se pueda crear una capa que provoque más de un resbalón. Lo mismo ocurre con un terreno accidentado o con gravilla, que puede dañar la estructura de la zapatilla.

Cuidado con los giros y curvas

El ‘tremendo’ drop de las 4% es el principal causante de esta inestabilidad lateral, que puede jugarnos una mala pasada cuando estamos corriendo a alta velocidad e intentamos hacer una curva rápida, nuestros tobillos y la propia zapatilla podrían llegar a fastidiarse.

¿El consejo de Marc en el caso de ir a una competición con estas características? Esparadrapo para proteger el tobillo.


Puntos clave

  • A favor: Reactivas, ligeras y amortiguadas
  • En contra: Durabilidad, estabilidad, y precio

Publicidad