Publicidad

El tricampeón mundial ha dado otra demostración de clase y calidad a pie, consiguiendo el récord balear de 5000m

Como nos gusta ver la cara de alegría de Super Mario. Quizás solo me ocurra a mi, pero cada vez que Mola o cualquier otro triatleta, hace una gran gesta en cualquiera de los tres deportes, me invade una sensación de orgullo que se traslada en motivación para entrenar. Y es que no deja de asombrar, que  unos deportistas que acumulan tantas horas de entrenamiento en disciplinas diferentes, sean capaces de rendir al nivel de la mismísima élite nacional, que a su vez, invierte toda la dedicación y esfuerzo día tras día. No nos cansaremos de decir que el triatleta está hecho de otra pasta.

Y es que esta vez, Mario se ha ganado a pulso su pase para estar en el Campeonato Nacional de 5000m de Madrid, un ejemplo de que en momentos de dudas y pruebas que van y vienen, lo mejor es buscar un objetivo fuera de nuestra rutina, para darle frescura a la mente. Y lo ha hecho a ritmo de récord balear, marcando 13’41” y batiendo por más de 10″ el anterior registro de Mateo Canellas, de hace 19 años.

Un 5000m que ha corrido casi al ritmo con el que se impuso a Mechaal hace unas semanas, pero con 2000m menos. En ese día, marcó 8’06”, que viene a ser 2’42”/km, un ritmo que ha mantenido durante mucho más tiempo, en parte gracias a que el plantel de atletas presente era de muy buen nivel, y eso le ha permitido estar en la pomada durante bastante tiempo, ya que ha Mario ha entrado 4º en meta, batiendo a grandes nombres del atletismo europeo. Por delante suyo, tan solo han entrado Ndikumwenayo, con 13:26; Oukhelfen, con 13:36 y Nacho Giménez con 13:37.

Publicidad

En esta ocasión, ha vuelto a correr con las Dragonfly de Nike, el modelo con clavos y placa de carbono, apto para competir en pista.

¿Qué nos tendrá preparado Mola para el segundo fin de semana de setiembre, donde ya llevará una semana de descanso después de la WTS Hamburgo?

Sonia Bejarano nuestra embajadora en féminas


Aún que centrada en la mejora de su sector ciclista, la duatleta de Cáceres se puso a prueba en el 5000 femenino. Bejarano, que corría por el Running Pinto Seoane – Pampín completó la prueba en 16:55 lo que supuso una media de 3’20 el kilómetro. Una marca nada despreciable dado que no es una especialista en la distancia: “estamos en la línea de despegue” comentaba en su red social en instagram.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=3BeaU-SaIz0[/embedyt]


Publicidad