Publicidad

Campeón del mundo de las Series Mundales y 8º en los Juegos Olímpicos de Río, Mario Mola ha completado una temporada que quedará grabada en su historial. Ahora, en plenas Navidades, enfoca ya el próximo año con las mismas ganas. Repasamos las mejores citas del balear en una entrevista realizada por los compañeros de Mundo Deportivo.

La 2016, una temporada para enmarcar

“Ha sido un poco atípica por el tema de los Juegos de Río. Sabíamos de inicio que iba a ser complicado mantener la capacidad de trabajo y de concentración durante tantos meses pero para nosotros los Juegos eran solo un alto en el camino. Todavía quedaban carreras de Mundial después de Río”.

La carrera de Río, nada fácil

“No era el resultado que yo esperaba en función de lo que me había entrenado y preparado. Pero soy absolutamente consciente que las carreras son así. Pero ese día fue justo ya que los de delante fueron justos medallistas y diplomas”.

Publicidad

“Muchas veces aprendes más de derrotas o malos momentos que de victorias, y la experiencia es siempre algo que te queda”.

“En el fondo no deja de ser una carrera más, de 1h50’, que todo el mundo la prepara a conciencia, pero tampoco puedes esperar nada que no hayas hecho”.

Lo mejor de Mario Mola

“Quiero pensar que soy el mismo de hace dos años. Siento lo mismo que cuando hice segundo o tercero del mundo. Aún me queda mucho por aprender”.

“Es bueno que la gente espere de uno. Es señal de que estás haciendo bien las cosas, pero intento que no sea una presión externa”.

Sudando en el agua

“Si pensara que a pie o en bici no podría mejorar, mal iría. Pero tengo que seguir trabajando la natación. Empecé en el agua pero siempre he tenido más facilidad para correr”.

Su debut en este deporte

“Fue en Palma, en Mallorca. La sensación fue brutal, ya sólo con el cambio de nadar en piscina a hacerlo en el mar y después ir en bici y juntarlo con la carrera a pie. Eso es lo que engancha”.

Su tête à tête con Javi

“Somos afortunados los triatletas españoles de tener a alguien como Javi, del que podemos aprender. El triatlón es un deporte individual y todo el mundo quiere ganar, pero la rivalidad que tenemos es una muy sana y nos hace mejores”.

“Me ha venido muy bien competir muchas veces a su sombra, que Javi fuera realmente el que tuviera que demostrar, ya que así yo tenía la libertad de poder moverme en carrera”.

El amuleto, tener el equipaje a salvo

“Me aseguro que lleguen la maleta y la bicicleta que para nosotros viajar con una maleta de 30 kilos con el material muchas veces para varios meses es suficiente cosa para estar pendiente”.

Carolina Routier aprieta las tuercas

“Tengo la suerte que compartir afición y oficio con ella y realmente lo hace todo mucho más fácil. Desde un principio ella me ha puesto las pilas rápido y hace el día a día mucho más sencillo”.

Publicidad