Publicidad

Ambos triatletas se enfrentarán al equipo francés al completo, que se encuentra concentrado en Font Romeu

Si todo sigue según lo previsto, los dos cracks españoles podrían partir la próxima semana hacia Francia, para competir en el Grand Prix francés, que a priori les impediría estar en Pontevedra para luchar para el título nacional en distancia sprint.

En Châteauroux, Mario y Javi se van a batir contra Vincent Luis y Jake Birthwhistle como principales rivales. Sin embargo, no sería raro ver en los puestos cabeceros a Léo Bergère o Dorian Coninx, que se encuentran entrenando en el CAR de Font-Romeu desde hace unos días, y sin duda van a probar sus posibilidades gracias al apoyo de sus equipos. En total, 16 formaciones que van a pugnar por las generosas cantidades de dinero que mueve el circuito francés, en comparación con lo que vemos en otros países, por lo que será interesante ver la estrategia de cada uno de ellos para situar el cómputo global del equipo, en lo más alto del top.

La carrera se desarrollará bajo distancia sprint, por lo que el ritmo promete ser frenético desde el bocinazo de salida. Un circuito de bici con hasta 8 giros por vuelta -un total de 4-, lo mismo que en la carrera a pie, por lo que el guión de otros años, en las que la bici se basaba en un juego de posición, con constantes látigos, va a castigar a aquellos triatletas que no sepan colocarse, y podría llegar a favorecer la escapada de algún triatleta que pruebe suerte.

Publicidad

La última prueba del 2019, se saldó con victoria del balear después de un tremendo registro a pie en el 5k final, para imponerse a Vincent Luis, al que le devolvía la jugada de la WC Banyoles.

El GP podría servir de ejemplo para el resto de gobiernos y entidades públicas para dejar de ver el triatlón como un deporte sin importancia económica, ya que detrás de cada cancelación, se está sometiendo al sector a una crisis aún más profunda.


Publicidad