Publicidad

Carlos López felicita a Matt Russell por la invitación de IRONMAN al Mundial de KONA, que él de momento no ha recibido.

El 18 de septiembre el triatleta Carlos López decía adiós a su sueño, estar en la bahía de Kailua Kona para la celebración del Campeonato del Mundo IRONMAN de Hawái. La imprudencia de una conductora al volante, iba mirando y utilizando el teléfono móvil, provocó un atropello frontal al invadir el carril en el que circulaba y entrenaba el triatleta para la gran cita del año. Como él mismo nos contaba,“Se puede decir que hoy he vuelto a nacer. Una conductora mirando el móvil se ha metido en mi carril y he acabado volando por los aires…”

Además, la historia de nuestro protagonista es un tanto atípica, padre de familia, amateur reconvertido a pro, con trabajo de 40h semanales fuera del mundo de la competición (sabemos lo que cuesta entrenar y buscar huecos para ello), y una situación familiar con una hermana menor a su cargo. Sin duda, el apodo del “triatleta del pueblo”, le va como anillo al dedo.

Foto IG Carlos Lopez

El 20 de agosto de 2017 las matemáticas del KPR hacían de las suyas, el triunfo de Marino Vanhoenacker en Mont Tremblant y los resultados en el IRONMAN 70.3 Dublin le ofrecían uno de los preciados slots para Kona, “Aún no me lo creo, hasta que no tenga los billetes en la mano no me hago a la idea”, comentaba Carlos López a Triatletas En Red poco después de conocer la noticia.

Publicidad

La clasificación del mallorquín se empezó a fraguar con una sonada victoria en el Thomas Cook IRONMAN Mallorca 2016 con un tiempo de 08:31:51, después vinieron Lanzarote donde no pudo demostrar el nivel que atesora, Frankfurt a las puertas del TOP 10, y un 4º puesto en el IRONMAN Hamburgo. El resto es historia.

La familia de Triatletas En Red apoyamos a Carlos López en su reivindicación, esperando que la factoría IRONMAN rectifique y lo trate de la misma manera que a Matt Russell, ofreciéndole la plaza que le fue arrebatada la temporada pasada. Os dejamos con sus palabras en RRSS.

Estoy gratamente sorprendido por la decisión de IronMan de invitar a Matt Russell a Kona 2018. Sin duda es una gran iniciativa el darle la oportunidad después de la mala suerte que tuvo el pasado año. Se muy bien como tuvo que sentirse después de lo que cuesta llegar a lo más alto. Sin embargo no puedo evitar sentimientos contradictorios.

Me hubiera hecho muy feliz haber tenido también esa oportunidad, simplemente por dos motivos: conseguí mis puntos para estar en Kona tras mucho esfuerzo, y sin tan siquiera ser profesional, y también yo fui atropellado, perdiendo la oportunidad de mi vida para estar en “la Meca” del triatlón. 

Me ha costado mucho recuperarme del accidente, y después de aquello tuve la operación de apendicitis, pero estoy fuerte, y preparado para lo que tenga que venir.

Ojalá IronMan también sea capaz de valorar mi historia, la de un triatleta no profesional que a pesar de las dificultades consiguió un slot para Kona y al que, al igual que Russell, un atropello alejó del sueño de todo triatleta, KONA.”

Publicidad