Turquía nunca ha sido un país conocido por su tradición ciclista, pero la inauguración de esta genial obra de urbanismo, lo pone como un ejemplo a seguir para cualquier país europeo que quiera aprovecharse del potencial de estas vías.

Muchas veces, el carril bici se asocia con la movilidad urbana y casi nunca casa con el entrenamiento, ya que los ciclistas y los triatletas, lo vemos como un espacio dedicado al paseo y por donde no se podría rodar de manera cómoda.

Mucho nos falta por aprender de cultura y respeto hacia el ciclista, eso está claro, pero con iniciativas como las de Turquía, que se suman a las implantadas ya por otros países del norte del continente, en España solo nos faltaría tomar nota y ponernos manos a la obra.

Y es que al sur de Turquía, entre las ciudades de Samandag y Arsuz, se ha inaugurado un carril bici paralelo a la carretera que circula por la costa Mediterránea, con una longitud de 26 km.

La inclusión de un carril de doble sentido, segregado del tránsito motorizado es un gusto para los oídos de cualquier deportista, que al salir a pedalear, muchas veces ponen en riesgo la seguridad personal y la de toda una familia.

Este es parte del plan del gobierno nacional para incluir muchos más carriles bici a lo largo del territorio, para impulsar su uso y mejorar la salud de sus ciudadanos. Se incluirán normas que regularán los tres tipos de vías por los que las bicis podrán circular, para garantizar la seguridad de los ciclistas y del resto de usuarios de las carreteras.

Comentarios

comentarios