El sudafricano asombra a todo el panorama triatlético con unos ritmos increíbles sólo al alcance de deportistas dotados para el atletismo

Si para la mayoría de los mortales, correr a 3:00/km ya nos supone una barbaridad, hablar de ritmos sub 2:30/km ya lo es para el 90% de triatletas profesionales.

En el caso de Richard, ya sabíamos de su pedigree a pie, que ha demostrado recientemente con sus marcas en 5k y 3k, que han vuelto a situar a Murray como un rival muy peligroso, capaz de dinamitar cualquier grupo de cracks que se bajen a correr con él.

5 x (400+300), progresivas y acabando a tope. Un menú que haría sacar lo mejor del que fuese ‘medalla de chocolate’ en Río 2016 y que nos parece ‘inhumano’ dadas las altas necesidades de calidad como atleta para volar a los ritmos a los que Murray completó el entreno.

Un 400m en 53″, descanso de 2’11” y finalmente un 300 en 41”. Ritmos entre 2:19/km y 2:10/km, que sin duda alguna, dejarían fuera de juego a cualquier atleta de mediofondo que no tuviese un nivel de campeonato nacional.

El mismo Richard se mostraba sorprendido de su rendimiento, aunque desconocemos los objetivos del triatleta a corto plazo, ya que podría estar en plena preparación de una prueba muy explosiva que le obligara a sumar un punto más a pie.

https://www.instagram.com/p/CDWBfiPpxSS/

Comentarios

comentarios