Publicidad

El catalán ha sido 3º en el Gloria Challenge Mogán Gran Canaria tan solo 3 semanas después de debutar en en este formato de competición.

Las últimas 3 temporadas no han sido nada fáciles para Nan Oliveras. Tras colgarse el bronce en el Campeonato del Mundo ITU Sub23, el triatleta de Olot tuvo que apartarse del panorama competitivo debido a una miocarditis y una mononucleosis. Ahora, después de superar esos problemas físicos, Oliveras se ha puesto a las órdenes del gran Jan Frodeno y se ha aventurado en una nueva y diferente etapa en su carrera deportiva: la media distancia.

Oliveras debutó en este formato hace 3 semanas en Challenge Salou. Allí, unos dolores en el nervio ciático sufridos durante el segmento ciclista le alejaron de los puestos de cabeza. A pesar de acabar 27º aquel día, el catalán ya avisó: firmó el mejor parcial a pie de todos los participantes con 1h09′ en el medio maratón. 

Hoy volvió a probarse en el Gloria Challenge Mogán Gran Canaria, una carrera que reunió a triatletas internacionales de un nivel notable y en la que Oliveras terminó 3º. Las sensaciones que el pupilo de Frodeno dejó fueron muy buenas: cubrió los 1.900 metros de natación en 24’33”, firmó un parcial de 2h26’36” para los 90 kms de bici y corrió 1h13’02” para remontar varias posiciones y terminar 3º con 4h04’13” por detrás del belga Pieter Heemeryck, que ya superó a Pablo Dapena en Salou, y de Manuel Küng. 

Publicidad
Publicidad