Publicidad

A pesar no asistir de Kona, Javier Gómez Noya aun ve posible salvar la temporada con una victoria en el mundial de IM 70.3

Mucho se ha hablado estos últimos días respecto a la ausencia de Javier Gómez Noya en el Mundial de Kona. Por esto, ayer mismo durante una rueda de prensa se le preguntó y, el gallego explicó que el Covid “me dio fuerte” y sufrió “fatiga, dolor muscular” y hasta tuvo “una complicación, aunque menor, a nivel cardíaco pero siempre hay que tener cuidado”. Todo ha provocado que su vuelta a la actividad haya sido muy cautelosa y, ahora, a la vista del calendario, ir a Hawái “hubiera sido una lotería”.

Ha sido un año complicado con muchos altibajos. El día antes de viajar a St George me puse enfermo y tuve que cancelar. Fue un COVID complicado, me dejó algunas secuelas. Por eso he estado todo este tiempo sin competir y he tenido que entrenar un poco más suave durante un par de meses. Ahora, por fin, ya está todo en su sitio y estoy entrenando ya con mucha consistencia, mejorando mi nivel y marcándome objetivos. Hasta ahora no podía marcarme un calendario porque no sabía cómo iba a responder mi cuerpo”, explicó ayer el de Orbea. Ya superado el bache, “estoy con ganas de volver al trabajo”. “Fue frustrante, sí. Empecé el año ganando en Pucón en enero y tuve mucho tiempo para prepararme para el Ironman. Entrené muchísimo, hice dos concentraciones en altitud, estuve en Mallorca y ya cuando estaba haciendo la puesta a punto me puse enfermo y ese trabajo no se pudo verse reflejado, y eso es lo que más rabia te da. Pero así son las cosas y es hora de seguir adelante”, recalcó Javi.

Próximas competiciones de Javier Gómez Noya

Mi objetivo era Kona pero eso está complicado sobre todo por el periodo de clasificación que finaliza en dos o tres semanas y creo que sería arriesgado competir para clasificarme, no haría la preparación adecuada y sería un poco una lotería. Luego tendría que recuperar y tampoco tendría el tiempo suficiente para Kona. Así que pensando un poco con la cabeza, es mejor para este año centrarse en el campeonato del mundo de medio Ironman para el que estoy clasificado y es a mediados de octubre”. «El Capitán» tiene previsto, así, participar en algunas pruebas de la PTO, concretamente, en el PTO US Open, que tendrá lugar en Dallas (Texas). “Es en el mes de septiembre y me gustaría estar allí y posiblemente corra también alguna otra prueba en España de perfil más bajo para empezar a rodarme a finales de agosto, por ejemplo. Y sí que no descarto acabar con un Ironman pensando en Kona para el 2023”.

A finales de agosto prácticamente solo quedan 2 pruebas sin drafting en España: Fromista y Posadas, por lo que todo apunta a que una de estas dos se va a llenar aun mas de miradas si al final cuentan con su presencia.

Publicidad

Después de todo, la distancia IM 70.3 es una de sus especialidades. “He sido dos veces campeón del mundo en medio ironman. El nivel, por supuesto, es altísimo. Es una prueba donde se juntan los mejores de larga y corta distancia y al final es donde más nivel hay en el mundo del triatlón. Así que mi ilusión es volverlo a ganar. Vamos a por todas y luego ya veremos dónde nos pone la clasificación a cada uno”. ¿Si es un año perdido? “No lo considero un año perdido todavía. Si gano el Mundial 70.3 habrá sido estupendo y sino habrá sido un año más malo. Todavía estoy a tiempo. Sé que el objetivo de Kona no es realista y me voy a centrar en otras carreras. Ahora es lo que toca. La temporada aún se puede salvar”.

Comentarios

comentarios

Publicidad