Paradojas y desconciertos de las zapatillas mágicas

0

El deporte moderno se diferencia de los juegos populares por la unificación de reglamentos de manera que en cualquier parte del mundo se pueda jugar de la misma forma

Un reglamento es una convención que se adopta por las partes implicadas en función de los intereses del momento. Cuando cambia el contexto, se pueden modificar ciertos aspectos del reglamento.

En natación los bañadores con más flotabilidad se han prohibido pese a que se mejorarían los récords; se han establecido unos límites tecnológicos. No obstante no se puede reglamentar sobre algo que no existe y el reglamento no suele tener repuestas para ciertas innovaciones. Cada nueva situación requiere actualizarlos y adaptarlos.

No obstante, en relación a las zapatillas con la suela superelástica, hay apartados en el reglamento actual de la IAAF que, indirectamente, prohíben su uso. De hacerlo supondría un agravio comparativo con los lanzadores. El efecto de esta zapatilla sobre el pie radica en que al contactar el pie con el suelo la suela no se deforma como la de las otras zapatillas, lo hace como la ballesta amortiguadora de un coche generando una energía elástica que se libera en la fase de impulso sin que esto implique un mayor gasto energético para el atleta. Es decir que generas más potencia con el mismo esfuerzo biológico.

¿Qué tiene que ver esto con los lanzadores? El reglamento de la IAAF en su artículo 187/4 prohíbe cualquier tipo de vendajes que fijen los dedos así como guantes (excepto en martillo que pueden usarlos dejando las últimas falanges libres). Si se permitiera que el lanzador de peso se pusiera un guante que uniera los tres dedos del centro y que se fijara muy fuerte a la muñeca con material elástico, o simplemente lanzar con un “taping” colocando con la muñeca en flexión y juntando los tres dedos del centro se lanzaría más pues al separar el peso del cuello y al inicio del empuje de la bola se estiraría el vendaje que al final del impulso tendría un efecto catapulta generando una fuerza suplementaria que se sumaría a la fuerza muscular.

Si no se permite al lanzador incrementar la potencias de la muñeca con elementos elásticos externos ¿Qué sentido tiene hacerlo con las suelas de los zapatos? Posiblemente se prohibieron los vendajes en las manos de los lanzadores dado que no había detrás de los esparadrapos ningún interés económico presionando como el que está detrás del calzado.

No obstante se puede alegar que en algunos casos la IAAF ha aceptado emplear materiales que mejoraban el rendimiento. Las zapatillas de clavos se aceptaron, pero su efecto no causaba un incremento de potencia en los pies del atleta, los clavos evitaban la fuga de fuerza en el impulso al impedir el pequeño deslizamiento atrás de la suela al resbalar sobre la ceniza.

La llegada de la pértiga de fibra y el suelo de tartán sí que supusieron una revolución por los efectos positivos que su elasticidad tenían sobre el rendimiento, potenciaban la reacción del suelo y la propulsión vertical al recuperar el doblado la garrocha. No obstante existe una diferencia fundamental: las pértigas y el sintético de la pista son elementos externos a las estructuras articulares del atleta, es decir no son prótesis que se fijan en el cuerpo del atleta para aumentar la elasticidad ciertas articulaciones como sucedería con los vendajes en lanzadores o con las suelas de fibra en los corredores.

Pero la IAAF no puede ignorar esta realidad, puesto que la capacidad de inversión de las grandes marcas de calzado deportivo para incidir sobre la opinión pública y el interés mediáticos es indudable. La IAAF se debería avanzar a estos espectáculos y absorberlos creando una competición paralela diferente, donde se cambiaran las reglas del juego: correr 200 metros en recta, lanzar jabalinas aerodinámicas a fin de intentar llegar a los 110 metros, lanzamiento de peso o disco sin círculo donde pudiesen dar impulsos mayores, o buscar carreras de 100 metros en pistas de mucho viento buscando bajar de los 9” o los 400 metros tras moto como hacen algunos ciclistas en velódromos.

Sería como en baloncesto los concursos de mates, de triples o las exhibiciones que se hacen tras los mundiales de patinaje o en algunos casos de gimnasia donde se prescinde del reglamento y los deportistas, en una jornada de exhibición, buscan espectacularidad.

Si la misma IAAF toma la iniciativa y gestiona eventos de este tipo una parte de los beneficios revertirán en el mismo deporte y se podrá diferenciar de manera muy clara los récords en uno u otro modelo de competición. Hoy ya se ha abierto la veda con la maratón -2h, pero esto es el aperitivo. De hecho han aparecido noticias de que se ha propuesto a Wayde van Niekerk, el poseedor del record mundial de 400 m.l. en 43”03, para romper la barrera de los 40” pero en una pista casi recta con viento constante en torno a los 2m/s y las correspondientes zapatillas.

La gran paradoja de estas zapatillas está en el interés que ha despertado en los foros de runners, un colectivo donde una mayoría corren apoyando de talón. Si apoyas de talón la suela elástica no se deforma en el impacto pero, además, al impulsar habrá que forzar más el pie para doblarla. ¿Cómo se podría concienciar a muchos runners de que lo importante es correr bien y no calzar bonito? Posiblemente, con independencia de lo que falle la IAAF, estas zapatillas estarán en el mercado y si e extiende su uso entre corredores que no saben correr bien, los podólogos y traumatólogos aumentarán su clientela.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Proyecto informativo y formativo del diario SPORT realizado por y para el triatleta popular. Especial atención al triatlón, swim, ciclismo y travesías