Una de las mejores triatletas a nivel nacional, Ana Mariblanca, comparte con nosotros su visión del triatlón: un cóctel de motivación.

Desde pequeña he estado vinculada al mundo del deporte. He tocado diversas disciplinas como judo, gimnasia rítmica, rugby ,natación y triatlón.

Cada uno de ellos me ha dado diferentes experiencias, puntos de vista distintos y sobre todo valores que solo el deporte te puede dar.

En mi caso, elegí disciplinas bastante duras, difíciles y donde los apoyos tampoco son de gran peso. Pero si ya nos adentramos en el deporte de alto rendimiento la cosa se pone más seria y difícil.

Desde los 9 a los 16 años estuve compitiendo en natación llegando a gran nivel en campeonatos de España y me di cuenta que cada temporada que pasaba alguien abandonaba esta modalidad. Los motivos muchas veces no tenían nada que ver con el deporte, pero otra gran parte si.

Soy una persona bastante observadora.  Por ello, me paré a pensar qué es lo que pasaba, por qué realmente después de tanto sacrificio la gente abandonaba de un día para otro el trabajo tan duro que había hecho durante años, la respuesta fue fácil: si no hay motivación no hay ilusión, no hay pasión, no hay sueños y no hay constancia por querer seguir superándose.

Creo que muchas veces es el entorno, donde los entrenadores, amigos o incluso familia no ayudan a seguir creciendo. Pero sobre todo, me di cuenta que muchas veces era la presión, la presión por sacar resultados, rendir, rendir, rendir y solo ganar.

Llega un punto que dejas de ser tú, para solamente ser una máquina mandada por unas voces, a la cual tienes que cumplir órdenes y si no obtienes lo que esperan al final no vales nada.

Poner el foco en los resultados, al final era poner fecha de caducidad a tu carrera deportiva.

Así que cuando me pase al triatlón me di cuenta que era exactamente igual, pese a ser un deporte joven, con gran potencial y con un enorme crecimiento cada temporada.

A lo largo de mis años en el alto rendimiento creo que lo más importante es focalizar tu mente en otras cosas, por supuesto los resultados son importantes, pero no te van a dar la felicidad.

En mi caso personal nunca me han regalado nada, todo lo que he ido consiguiendo a lo largo de estos años en el triatlón ha sido a base de trabajo y mucho esfuerzo. Pero, creo que lo fundamental para obtener una gran motivación, o seguir con esta palabra tan difícil en un nivel alto, es por un conjunto de valores al que yo llamo, el cóctel fundamental de la vida deportiva:

– Ponerse objetivos a corto plazo. Pueden ser de mayor o menor dimensión, pero siempre bajo una perspectiva simple y basada en la realidad de nuestro nivel.

– Es fundamental conocerse a uno mismo, en los entrenamientos, en las competiciones, pero sobre todo en la vida, en el día a día.

– Valorarnos más de lo que lo hacemos, no menospreciarnos y eso te lo va a dar el quererte a ti mismo.

– Paciencia. Uno de los más imprescindibles, porque si no tienes paciencia poco vas a poder conseguir. El triatlón, y sobre todo el alto rendimiento, requiere de un proceso largo de crecimiento tanto físico, como personal, en el que no es una ecuación matemática y donde no sabes lo que puede pasar.

– Focalizar tu energía en ti y no en los demás, ni en cosas que no dependan de tu control. Esto no quiere decir que no te fijes en los rivales, simplemente que trabajes en tus debilidades y apliques y renueves tus fortalezas.

– Constancia. Si no tienes esta palabra en tu mente, poco vas a poder conseguir en la vida. Todo requiere esfuerzo y perseverancia, y si trabajas duro al final saldrán tus objetivos.

– Nunca rendirse. No vale con entrenar y competir, porque es un camino lleno de retos, dificultades, adversidades y momentos en los que vas a tener que dar lo mejor si quieres llegar a ser tu mejor versión, y si te rindes cuando las cosas no van como quieres , al final todo lo que haces no valdrá para nada.

– Por último, para mí mi esencia, y la más importante: Pasión. Pasión por lo que haces, hacer con amor y sentir que te haga feliz. Saber que esto es lo que quieres, por qué lo quieres, esa esencia tan grande que tiene y te llega.

Con este cóctel creo que la motivación siempre va a estar ahí, te va hacer más fuerte, te va a sacar de tu zona de confort y va hacer que te reinventes día a día .

Porque al final, la vida es eso, el triatlón es eso, una forma de vida en la que reinventarse para ser mejor de lo que eras.

Comentarios

comentarios