por World Triathlon

Somos muchos los que dudamos, o presentamos miedo escénico antes de nuestras competiciones. Si se trata de un triatlón de media o larga distancia, la cosa aún se complica más.

Para intentar paliar o incluso desplazar la ansiedad o el exceso de preocupación hay diferentes métodos. Hoy retomo y adapto unas pautas de las doctoras y psicólogas Joan Dahlkoetter y  Christina Roberts en un artículo de nuestra revista de referencia Triathlete,  que te van a acercar más al éxito en tus retos. Eso si, entrenar y el respeto a la distancia, van siempre por delante. Los milagros en triatlón no existen.

1 RESPIRA


No es nada nuevo pero recordarlo y ejecutarlo bien siempre ayuda. 10 respiraciones abdominales, profundas y lentas, concentrados y con el foco puesto en nuestro interior y buscando el confort y la paz ( es muy de “yoguis”, pero funciona)

2 ESCRIBE


Cuando asaltan las dudas y aparece la incertidumbre es buen momento para tomar papel y boli ( o el IPAD ) y escribir un resumen de las cosas que has hecho bien durante el proceso y las lecciones que has aprendido durante los meses de preparación.
Te darás cuenta, si lo hiciste bien, que la competición no es tan importante. El 80% del trabajo está hecho. Lo veras reflejado en tu escrito y quitarás importancia a la competición (que no respeto)

3 PREPARA TU MENTE


En toda prueba de resistencia vas a tener picos mentales, la famosa noria de emociones del / la triatleta. En ese momento vas a necesitar superar el bache y lo mejor que puedes hacer es prepararte para ese momento malo, que lo tendrás.
Entrena las semanas previas, o días previos, visualizando 3 o 4 momentos importantes de tu vida y aprende a elevarlos del inconsciente al consciente. Si lo consigues, podrás llevarlos en carrera y te prometo que va a dar más “chute” que cualquier barrita en ese momento.

4. VISUALIZA LA CARRERA


Otra estrategia que te va a ayudar a llegar más tranquilo es dibujar todos los escenarios posibles y su solución. Desde la carrera perfecta a 2 pinchazos, pasando por una rueda frenada, el frío o el calor. Prepárate para cualquier contratiempo y prevé como vas a solventarlo. Imáginate resolviéndolo todo, y bien.

5. NOMBRA TUS MIEDOS


Puedes sufrirlos en silencio o puedes buscar un/a partner que te escuche. Pero te vendrá muy bien nombrar y elevar al consciente los aspectos que te asustan. Verbalizados pierden fuerza y compartidos pasan a ser anecdóticos. Seguro que tienes a cerca alguien con más experiencia que tu o incluso tu entrenador/a puede ayudarte. No serás el primero ni el último pupilo con miedo escénico..
lar. .
6.  DA LAS GRACIAS A ESTA ANSIENDAD


Seamos honestos/as, si no es algo patológico, la ansiedad pre-competición puede ayudar a que respetes aún más lo que vas a hacer, te obliga a estar mejor preparado y las preocupaciones dan un valor añadido a tu paso por la meta final. En realidad, somos muchos los que buscamos estos momentos como señal de que llega el día para el que hemos dedicado tantas horas ¿no?
.

7. PERMITE DISTRACCIONES


Si no eres un pro, y si lo eres seguramente también, en tu vida se respira algo más que triatlón ¿verdad? Pues los días previos, de la mano del tapering, es momento para retomar aquel libro de Ivan Raña que dejaste aparcado, ver una larga peli con tu pareja, o echar una nintendo Switch (NO SPONSOR, como diría Luarca) con tus críos.

Momentos para tu que te van a ayudar a ver que hay cosas importantes más allá de tu competición.

8. SIGUE EL PLAN


Esto no es mio, es de Dahlkoetter y son 3 reglas de oro

  • Nada nuevo
  • Nada nuevo
  • Nada nuevo

No improvises ni pruebes nada que no se haya entrenado. Nos vemos en la meta,

¡SIN MIEDO!

Comentarios

comentarios