Publicidad

Sebastian Kienle y Lionel Sanders llegaban a Kona 2018 entre los grandes favoritos y acabaron fracasando. Hoy repasamos con detalle cómo fue su fatídica jornada en el Ironman de Hawaii.

Sebastian Kienle y Lionel Sanders. Dos nombres de peso en el panorama actual de la Larga Distancia. A priori, dos grandes candidatos a la victoria de la edición 2018 del Ironman de Kona. Ambos llegaban a Hawaii convencidos de que podrían luchar hasta el final por llevarse el título de campeón del mundo pero la realidad fue muy distinta. Tanto el alemán como el canadiense tratarán de olvidar lo más rápido posible una cita en la que se quedaron sin opciones mucho antes de lo que se podía esperar.

Sabíamos que ambos nadarían lejos de Lange o Gómez Noya. Esperábamos que tanto Kienle como Sanders comenzaran su clásica remontada al subirse a la bicicleta. Pero no fue así. El alemán nadó en 50’42”, un registro que le colocaba a unos 3′ de la cabeza de carrera. Llegaba el segmento favorito para Kienle pero pronto comenzaron las desgracias para él. El de Karlsruhe tuvo que parar para cambiar su rueda trasera debido a un pinchazo durante los primeros kilómetros de bicicleta. Tras ello, la remontada que todos esperábamos no llegó. Cubrió los 180 kms en 4h20′, insuficientes para poder luchar por las primeras posiciones en el maratón. Tras la T2, con todo perdido y lejos de un Patrick Lange disparado hacia la victoria, Kienle abandonó por primera vez en un Ironman.

Sanders no tuvo mejor suerte. Tampoco fue el día del canadiense, que nadó realmente mal. Sabíamos que era el favorito con peor natación, pero lo del sábado sorprendió. Salió del agua en 53’59”, a seis minutos del grupo de Gómez Noya y Iván Raña. Su remontada sobre ruedas aún tendría que ser más épica pero lo cierto es que Lange y el resto de integrantes del grupo perseguidor siempre estuvieron lejos de él. Pedaleó en 4h16′ y lejos de exhibirse a pie para volver a tener opciones de, al menos entrar en el Top10, se hundió. Sanders llegó a meta en 8h30’34”, 28º y superado por Daniela Ryf, la vencedora en categoría femenina. Ahora nos preguntamos: ¿cómo afectará Kona 2018 en las carreras de ambos?

Publicidad
Publicidad