Publicidad

Una malformación en el cerebelo hizo que hoy este muy cerca de conseguir el sueño Paralímpico de Paris 2024

Andrea Miguélez junto a su familia son el perfecto ejemplo de lucha y superación de obstáculos. Andrea sufre una malformación en el cerebelo cuya enfermedad es denominada Arnold Chiari, esta consiste en que al estar descolgado el cerebelo, este presionaba la médula y le provocaban largas apneas.

Después de numerosas intervenciones y mucho tiempo en el hospital la Paratriatleta consiguió seguir adelante, quedándole secuelas como una parestesia en la parte izquierda del cuerpo, que le provoca principalmente no tener sensibilidad ni control en la mano izquierda.

La paratriatleta comenzó con el Baile desde pequeña, pero al poco tiempo se rompió el brazo, lo que la dejo varios meses sin poder bailar. Este accidente coincidió con que su hermano empezó a practicar triatlón y Andrea aprovechaba su lesión para ir a ver a su hermano entrenar, esto hizo que poco a poco fuera interesándose mas por este deporte, hasta que al poco tiempo decidió probarlo.

Publicidad

Su categoría paralímpica es PTS4, esta engloba a deportistas con discapacidad física moderada y en el caso de Andrea, afecta principalmente al segmento ciclista. Su bicicleta cuenta con una adaptación para tener todo el control de frenos y cambios en la mano derecha

El mejor resultado de Andrea hasta la fecha es, el mejor resultado que un deportista puede tener, y es que Andrea consiguió ser Campeona del Mundo de su categoría este pasado año en abu Dabi.

De cara a esta temporada, la paratriatleta ya tiene la vista puesta en la clasificación para los Juegos Paralímpicos y este año será decisivo para puntuar lo máximo posible en el Ranking Mundial y llegar así a Paris2.

El consejo que nos deja Andrea es “Que nadie te diga donde está tu límite, y aunque por el camino te tropieces con gente que quiere frenarte, no les hagas caso y solo cree en ti”.

CONOCE A ANDREA

Publicidad
Artículo anteriorStrava pide perdón
Artículo siguienteLa PTO desvela la sede del US Open
Técnico Superior en Dietética de formación, y deportista de pasión. Desde los 12 años que me tiré al agua por primera vez no he parado de hacer deporte. Desde los 16 practico de manera profesional Triatlón en categoría Paralímpica debido a mi discapacidad visual. Esta también me ha enseñado muchas cosas y siempre he querido aprovechar estos conocimientos, experiencias y herramientas para ayudar a otros ¿La forma de hacerlo? A través de mis palabras ya sean escritas o habladas para conseguirlo.