Publicidad

Dan Plews, especialista en ciencias aplicadas al deporte, ha dado en su Instagram lo que él cree que son los puntos a tener en cuenta cuando se quiere integrar el entrenamiento de fuerza en triatletas

No es obligatorio para todos

La individualización es un principio básico del entrenamiento. Plews asegura que tiene deportistas olímpicos a los cuáles no exige una rutina de fuerza, sin embargo hay otros atletas del mismo nivel que no funcionarían sin ese trabajo.

Altamente recomendado en GGEE y triatletas veteranos

No es lo mismo un profesional que puede dedicarle 30 horas a la semana, que un triatleta con hijos, trabajo y múltiples responsabilidades. Tampoco es el mismo cuerpo el de un atleta de 20 y pocos años, comparado con el de uno que pasa de los 40.

Según Plews, el entrenamiento de fuerza es básico para mantener las fibras musculares activas y no sólo prevenir el riesgo de lesión, sino que podremos ‘acceder’ a un potencial que jamás hubiésemos desbloqueado con nuestra rutina de entrenamiento convencional.

Publicidad

Es fácil de entender. Nuestro cuerpo casi no generará adaptaciones nuevas si siempre entrenamos el mismo tipo de sesiones, en tanto que volumen e intensidad. ¿Cómo logramos pues, esas nuevas adaptaciones? Fácil, moviendo hierros en el gimnasio y educando al cuerpo con movimientos funcionales

Sí a los movimientos balísticos, funcionales y a la movilidad

Lo que más nos va a ayudar en nuestro día a día como triatletas, es tener una posición fuerte y segura en cada una de las disciplinas del triatlón.

Un core fuerte nos permitirá llevar la cadera levantada y por lo tanto nadar más rápido. Un core fuerte nos permitirá dominar la respiración y por ende, dominaremos más el ritmo a pie. Y obviamente, un core fuerte nos permitirá mantenernos en nuestra posición aerodinámica, el máximo tiempo posible.

Además, es altamente recomendable incorporar ejercicios de movilidad articular antes de sesiones específicas de carrera o natación, siguiendo con la senda de esa ‘activación’ que buscamos.

De hecho, ya hemos visto en imágenes al propio Gómez Noya trabajando el core antes de lanzarse a la piscina.

Publicidad