Publicidad

Gustav Iden participó en la WTCS de Abu Dabi, donde acabó el 52º, pero puede que sea descalificado debido a las zapatillas que utilizó.

Pocos días antes de que se proclamara campeón del mundo de IRONMAN en 2022, Gustav Iden anunciaba su fichaje por la marca suiza de zapatillas On Running. Un acuerdo que sorprendió a muchos, ya que, en esos momentos, On no destacaba por ser la marca de zapatillas más rápida del mercado, pero si los noruegos hacen algo, es por algo.

2h36 en la maratón de Hawái, marcando el mejor parcial, hizo que On y ese prototipo que nadie había visto antes, cobraran más atención que nunca, y la gente, yo incluido, deseara que saliera al mercado.

Pronto salieron teorías respecto a la legalidad de estas zapatillas, al superar los 50 mm de suela, no se podrían haber utilizado en atletismo, pero hasta ese momento la World Triathlon/ IRONMAN no tenía ninguna normativa que regulara este aspecto, por lo que las zapatillas que uso Iden en Hawái, eran legales. ¿Sacaría a la venta On unas zapatillas que no se puedan utilizar para competir en atletismo pero sí en triatlón?

Publicidad

Todo ha cambiado ahora con los nuevos reglamentos en 2023. Tanto la World Triathlon como IRONMAN ahora se sujetan a las reglas de la World Athletics en todo lo que respecta a las zapatillas válidas o no, por lo que ahora sí, competir con unas zapatillas de más de 50 mm de suela no estará permitido esta temporada, por lo que todos pensábamos que no veríamos nunca más esas zapatillas de ningún profesional o amateur compitiendo.

Si los noruegos hacen algo, es por algo

Entonces, ¿por qué Gustav Iden volvió a competir este pasado viernes en la WTCS de Abu Dabi con ellas? No tenía sentido jugársela a que le “pillaran”, algo que ocurrió, ser descalificado y perder valiosos puntos para poder clasificarse para Paris 2024. Pero son los noruegos, ellos tienen todo pensado, y todo lo hacen después de haberlo estudiado muy bien.

Aunque no ha salido de manera oficial, por muy sorprendente que parezca, como se rumorea en Twitter y algunos foros, parece que fue la propia federación noruega la denunció las zapatillas de su atleta. ¿Por qué?, pues por qué ellos creen que las zapatillas son legales, pero al tratarse de un prototipo no están validadas por las federaciones, pero ahora que la federación tiene en sus manos las zapatillas gracias a la denuncia para ver si son válidas o no, si son legales como los noruegos creen, tendrán que validarlas y tanto él, como Blummenfelt y el resto de atletas de On podrán utilizarlas sin problemas en el resto de competiciones.

Habrá que estar atentos a los próximos días donde la World Triathlon “dictará sentencia”:

 

Publicidad