Publicidad

En un situación de crisis donde cada país aplica medidas diferentes en diferentes zonas, o otros donde el confinamiento es total, los deportistas de élite se adaptan a estas atípicas situaciones

18 nadadores entran de la piscina descubierta en una procesión prolongada, cuidando la distancia de 2 metros entre ellos. Caminan con destino a su carril único y asignado, separados por las grandes corcheras donde normalmente, se sostienen varios compañeros entre serie y serie.

El entrenador de los Mission Viejo, Mark Schubert, dejó escrito un mensaje en la pizarra: “Que la nueva normalidad nos enseñe a estar agradecidos por las cosas que la vieja normalidad nos enseñó a dar por sentado”.

En todo el mundo, los deportes están despertando lentamente de su parón de dos meses durante la pandemia de coronavirus.

Publicidad

A medida que los países alivian las restricciones de bloqueo destinadas a frenar la propagación del contagio, los equipos de fútbol en Alemania, España e Italia han reanudado el entrenamiento con la esperanza de poder concluir sus temporadas.

Pero el mundo del deporte es un gigante de muchos tentáculos, su regreso a la primera linea mediática se caracteriza por tener circunstancias desiguales. Si bien los deportistas que viven en algunas partes de los Estados Unidos han tenido un acceso en gran medida ininterrumpida a los servicios de entrenamiento, el resto del mundo ha visto como se paralizaban por completo sus entrenamientos de la noche a la mañana, dejando a la estocada deportistas que viven al 100% de los ingresos de las competiciones.

En España podemos ver como los DAN y los afortunados que viven en ciudades costeras, pueden disfrutar de la natación durante las franjas horarias establecidas, pero aún no se sabe de qué manera van a abrir los centros deportivos y las piscinas.

Todo esto, en el mejor de los casos donde los casos de infección no se disparen, y las normas vuelvan a endurecerse.

Finalmente, tendremos que ver cuáles son las decisiones de los gobiernos al permitir los viajes, ya que, si en muchos casos estos no se permiten, muchas de las pruebas internacionales perderían parte del sentido.

Publicidad