rotonda ciclista

Todos lo sabemos. Los vehículos que circulan por una rotonda o glorieta siempre tienen prioridad de paso sobre los que van a incorporarse a ella. Así está recogido en el artículo 57 del Reglamento General de Circulación y en el artículo 21.2 de la Ley de Tráfico: “En las glorietas, los que se hallen dentro de la vía circular tendrán preferencia de paso sobre los que pretendan acceder a aquéllas“. No obstante, existe una exepción en cuanto a ciclistas y esta norma. Hoy os contamos la verdad sobre la prioridad de paso en las rotondas.

Bici contra coche. ¿Quién “gana” aquí?

La primera regla de toda clase de autoescuela también tiene una excepción que confirma la norma. Lo ha explicado la Guardia Civil y la DGT, ya que es una situación que a veces genera conflictos en la carretera.

Exepcionalmente, los vehículos que estén dentro de una rotonda o glorieta deben detenerse cuando se encuentren con un grupo de ciclistas que ya haya entrado en la rotonda, aunque haya miembros del pelotón que todavía no se hayan incorporado a la intersección giratoria. Una sola bicicleta es suficiente para que toda el grupo tenga  la preferencia de paso.

Dejar paso a los ciclistas es esencial

“¿Sabías que cuando un grupo de ciclistas circula en pelotón tienen preferencia en una rotonda siempre que el primero haya iniciado ya el cruce o haya entrado en la glorieta? Los vehículos que están dentro deben esperar a que pase el último ciclista del grupo“, ha explicado la Guardia Civil a través de Twitter.

Los ciclistas tienen prioridad en una rotonda, y también sobre los vehículos que circulan dentro, si el primer ciclista del grupo ya ha entrado en ella. Es uno de los casos en los que los conductores deben ceder el paso a los usuarios más vulnerables, incluso deteniéndose si la situación lo requiere.

Palabra de la  DGT

La clave la ha dado la DGT este fin de semana. “Lo que debes saber sobre circulación de ciclistas en glorietas. Cuando circulan en grupo lo hacen como una unidad y todos ellos tienen prioridad de paso sobre los demás vehículos, siempre que el primero haya entrado ya en la glorieta”, explica la DGT constantemente a través de Twitter.

En este caso, el conjunto de ciclistas debe ser tratado como un solo vehículo y no como múltiples vehículos a la vez. Todos los automóviles (los que estén dentro de la glorieta y los que vayan a incorporarse a ella) deberán detenerse y esperar a que pase el último corredor del pelotón. “En definitiva, es como si el conjunto del grupo de ciclistas formara un solo vehículo imaginario, cuya parte delantera fuera el primer cicloturista y la trasera el último”, explica en el tweet.

Si el ciclista que va en cabeza del pelotón todavía no ha iniciado el cruce o no ha sobrepasado la línea de ‘ceda el paso’, son los ciclistas los que deberán detenerse y esperar a que la entrada en la rotonda sea segura, como haría cualquier otro vehículo que pretenda acceder a una glorieta.

“Ve atento a sus maniobras, son más vulnerables”, recuerda la DGT. “Por su condición más desprotegida, peatones y ciclistas suelen llevar la peor parte en los siniestros viales. De hecho, son los colectivos con mayor índice de siniestralidad en zonas urbanas y la gravedad de sus lesiones son nueve veces superior a las de una persona que viaja en turismo”, afirman según datos del organismo.

 

Comentarios

comentarios